Perros invernales y el calor

Desde 1880 se han llevado registros de la temperatura en el planeta, y los últimos cuatro años han sido los más cálidos, siendo nosotros responsables del calentamiento global (uso excesivo de combustibles fósiles, deforestación desmedida, metano producido por la cría extensiva de ganado). Y este 2019 pinta para ser el más caliente de todos los tiempos registrados. 

Este calor extremo hace padecer cada vez más afecciones a nuestros queridos animales de compañía, sobre todo los perros, desde disconformidad hasta el temido golpe de calor, que si no se trata a tiempo puede acabar con su vida. Estos son los problemas a los que se enfrentan nuestros amigos, quienes sólo poseen glándulas sudoríparas en los cojinetes de sus patas para lidiar con el calor y cuyo único radiador es la lengua.

 

Alaskan Malamute

 

Razas de clima frío

Este problema toma tintes de “foco rojo” cuando se combina la temporada de verano y un perro nórdico como Alaskan Malamute, Samoyedo, Husky siberiano o Chow Chow, aclimatados por milenios a las zonas polares, principalmente del norte, y que tienen la característica de su pelaje de doble capa: pelo largo, duro y tupido combinado con pelo corto y esponjoso (similar al de la lana) y que mudan dos veces al año. 

Esta doble capa es extraordinaria protectora en zonas frías, incluso en la nieve. Pero al llevarlos a zonas tropicales los vemos sufrir al tratar de disminuir su exceso de temperatura buscando echarse en lugares frescos, jadeando intensamente o babeando (su lengua puede aumentar hasta un 50 % en un intento de incrementar la evaporación). 

 

Cachorros chow chow

¿Qué debo hacer?

Si tienes la fortuna de tener uno de estos “casi lobos”, sabes que les encantan los lugares abiertos y disfrutan de largas y eternas caminatas, pero evita hacerlo cuando la temperatura del día sea elevada: hazlo muy temprano o una vez que el sol haya bajado y empiece a refrescar el ambiente. 

En casa procura que tenga un sitio fresco y ventilado, siempre con agua fresca a su alcance; cámbiala seguido y sustitúyela con agua fría del refrigerador para que realmente esté fresca. Además, cepíllale con mayor frecuencia que de costumbre, así le retirarás más pronto esa capa corta y espesa. 

 

Husky Siberiano

 

Es controversial recurrir a raparle, ya que puede ser más perjudicial que benéfico; por un lado no están acostumbrados al estrés de una máquina eléctrica, además de que es más tardado hacerlo debido a su doble capa, incluso las máquinas tienden a calentarse, pudiendo quemarles la piel si no se hace con cuidado y no siendo raro que presenten después de esto los famosos “parches calientes”, una infección superficial de la piel muy dolorosa. 

Por último, no lo dejes sin supervisión en horas cálidas, pues la zona fresca podría no ser suficiente. Debes estar siempre vigilante a los signos de tu mascota para liberar el exceso de calor, y ante cualquier sospecha de que no puede controlar su temperatura ¡llévale al veterinario lo más rápido posible!

 

Nunca dejes a un perro dentro del auto en clima cálido, ni siquiera con las ventanillas parcialmente abiertas.