¿Conoces al Basenji? El perro que no ladra

El Basenji es originario de República del Congo, en África, y podemos decir que es el perro “más gatuno”.

Su nombre tiene que ver con su lugar de origen, con la tribu bashingi, y de ahí fue llevado hasta el Nilo como regalo a los faraones. No es una raza muy conocida, pero guarda muchas peculiaridades. En muchos casos se llega a confundir a simple vista con un perro mestizo, teniendo como tonalidades el castaño, el dorado y el atigrado, en combinación con blanco, pero tiene una peculiaridad que lo hace sobresalir por encima de otras razas: ¡no ladra!

Esto no quiere decir que no emita sonidos, sino que su ladrido es muy diferente al que estamos acostumbrados a escuchar. Algunas personas opinan que suena similar a una risa ahogada (o incluso a una campanada). La verdad es que el Basenji no se comunica como el resto de sus congéneres, sino que emite unos aullidos prolongados y muy agudos. Todo esto tiene una explicación que radica en la estructura y funcionamiento de sus cuerdas vocales, que son similares a las del lobo o a las del dingo.

¿Cómo se comporta?

Esta raza guarda muchas similitudes con el comportamiento felino, no sólo porque no ladra, sino que tiene un hábito muy particular: le gusta lamerse, de la misma manera que los gatos lo hacen para acicalarse, y de esa manera es como mantiene su pelo limpio.

En cuanto a los requerimientos de espacio, no es muy exigente, puede vivir en el interior o el exterior gracias a su tamaño mediano y sus características físicas. Es muy travieso y se lleva muy bien con los niños, además no suele tener problemas al convivir con otros perros; le encanta la atención, es muy apegado a su dueño y no tolera su indiferencia, incluso a veces suele ser muy inquieto.

Es independiente y testarudo, al grado de hacer travesuras de manera deliberada, y aunque puede sonar contradictorio, ya que anteriormente se había mencionado que le gusta la atención de su propietario, también es un perro que se decanta por la independencia y no necesita los mimos de todo el mundo, de hecho no es muy afecto a los extraños, incluso podríamos decir que es desconfiado o que no muestra interés por ellos.

Debido a su tendencia de comportamiento es muy importante una educación firme pero adecuada, sin llegar a ser demasiado permisivos, porque podría convertirse en un inconveniente. Por ello es fundamental que busquemos la ayuda de un especialista en caso de que se presente algún problema de conducta. Si no conocemos a alguno, se puede pedir la opinión y recomendación del Médico Veterinario de confianza, él podrá facilitarnos la información de algún etólogo o entrenador con sus credenciales al día y experiencia necesaria.

Lleno de energía

Es un perro con mucho brío, por lo que si tenemos uno o pensamos en adquirir un ejemplar de esta raza, es muy importante tomemos en cuenta que el ejercicio diario es fundamental. Será necesario dedicarle por lo menos 40 minutos al día que incluyan una pequeña carrera y una caminata para mantenerlo sano y evitar problemas de ansiedad. No hay que pasar por alto que es de naturaleza cazadora, ya que forma parte de su función zootécnica original, además de poseer un gran olfato y buen ojo precisamente por ello.

Una vida juntos

Dentro de la casa, es cuando apreciaremos más ese comportamiento felino ya mencionado, y no sólo porque no ladra o le gusta acicalarse con la lengua, sino que también disfruta de subir a lugares altos y observar todo desde allí. Eso sí, es un feroz defensor de su familia, por lo que es primordial la socialización tanto con diferentes personas como con otros perros.

Otra curiosidad digna de mencionar es que las hembras de la raza sólo entran en celo (periodo en el que pueden reproducirse) durante los meses de agosto y noviembre, teniendo como peculiaridad que es cuando realizan su famoso “canto tirolés”.

Respecto a los cuidados, no es un animal que necesite de muchos, ni muy específicos, sólo los necesarios que corresponden a cualquier perro. Tiende a ser muy sano mientras goce de una buena calidad de vida, incluso respecto a las enfermedades, no se menciona ninguna que sea genética o propia de la raza. Así que con los cuidados adecuados puede llegar a vivir alrededor de 13 años.

¿Por qué no ladra?

Es verdad que estos canes de origen africano son incapaces de emitir el característico sonido de ladrido que realiza la mayoría de las razas de perros y debido a ello son conocidos como “la raza silenciosa”, pero esto tampoco quiere decir que no puedan emitir ningún tipo de sonido.

Mucho se ha comentado que su vocalización se asemeja al canto tirolés, incluso a una risa ahogada o contenida, y hasta se ha llegado a afirmar que emiten un sonido similar al de las hienas… Dejando mitos y elucubraciones de lado, la realidad es que esta condición se debe a que sus cuerdas vocales son más estrechas, menos profundas y más planas que las de los otros perros, y que incluso no provienen del lobo, sino de un primo de éste.

Claro, esto no quiere decir que no se expresen, sino que lo hacen por medio de murmullos, lloriqueos o aullidos, entre otros diversos sonidos que pueden entonar. Actualmente se han convertido en perros de casa, y hay algunos que llegan imitar los ladridos de otros canes.

Son como gatos…

Además de lo ya mencionado, les gusta estar en lugares poco comunes como los mininos, observando a las personas de la casa desde las alturas, como si estuvieran en un pedestal. Y comparten cierta historia en común, porque al igual que los felinos estuvieron presentes en la época de los faraones egipcios y aparecen en jeroglíficos que datan de hace 5.000 años, considerándoseles también como sagrados (se dice que la cabeza del dios Anubis podría ser la de un Basenji).

¿Y su dueño ideal?

El Basenji no necesita mucho espacio, pero es importante disponer del tiempo suficiente para ejercitarlo de manera adecuada y evitar la ansiedad. En cuanto a los cuidados en general, son pocos: con cepillarlo de vez en cuando es suficiente, ya que gracias a su pelo corto, no requiere de mayor atención. En cuanto al baño es preferible cada seis u ocho semanas y ser cuidadosos con sus uñas.

No requiere de estética y prácticamente no suele perder pelo (tampoco significa que nunca lo haga). Es importante prestar atención a la salud de ojos, orejas y dientes. Para prevenir problemas de salud, es fundamental llevarlo al Médico Veterinario para revisiones cada seis meses y estar al corriente con su desparasitación y vacunas correspondientes.

Lo más importante es que si un perro de esta raza o de cualquier otra llega a tu casa, lo llenes de amor y le brindes los cuidados adecuados para ofrecerle una excelente calidad de vida, para que sea feliz y se desarrolle de la mejor manera. Antes de adquirir o adoptar cualquier mascota toma en cuenta los requerimientos de cada raza o especie y analiza si tienes las condiciones necesarias para proveerle lo básico. Para empezar, toma en cuenta el tiempo, el dinero y el espacio que requiere. Recuerda que con los cuidados adecuados un animal de compañía llenará tu vida de bellos momentos, pero al mismo tiempo es una responsabilidad que has decidido adquirir: la reciprocidad, el amor y los cuidados son importantes.

Temperamento: es un perro que nunca ladra, aunque no es mudo. Es un animal inteligente e
independiente, aunque afectuoso y alerta. Puede ser reservado con los desconocidos.

Pelaje: corto, espeso, muy fino y brillante. Piel muy suelta.

Color: negro puro y blanco; rojo y blanco; negro y fuego, blanco con manchas en ojos y marcas fuego (hocico, mejillas); negro; leonado y blanco; atigrado. El tono blanco en pies, pecho y punta de la cola.

Mandíbula: maxilares fuertes y mordida en tijera (coinciden incisivos), dientes colocados
perpendicularmente.

Trufa (nariz): deseable de color negro.

Ojos: oscuros, de forma almendrada y posicionados oblicuamente, con mirada penetrante.

Otras características

Cuerpo: cuello fuerte y alargado, delgado, con curvatura que acentúa la cabeza, dándole porte altivo. Cuerpo equilibrado, espalda corta y nivelada, lomo corto, costillas bien arqueadas, profundas y ovaladas, vientre ascendente y cintura definida.

Extremidades: largas en comparación con el cuerpo. Miembros anteriores bien aplomados, de huesos finos, rectos y alineados a las costillas. Miembros posteriores fuertes y musculosos, sin girarse hacia adentro o hacia afuera.

Cola: de implementación alta, enroscada apretadamente sobre el dorso, con uno o dos anillos.

Cabeza: se forman arrugas finas y numerosas en la frente cuando el perro yergue las orejas. Las arrugas a los lados son deseables, aunque sin formar papada. Cráneo plano, bien moldeado y de anchura media; se adelgaza hacia la nariz.

Hocico: se estrecha ligeramente hacia la nariz. Sus mejillas parecen bien delineadas.

Orejas: pequeñas, terminadas en punta, llevadas erectas, de textura fina, colocadas adelante en la
cabeza, con las puntas dirigidas al centro, no hacia los lados.

El Basenji proviene de la República Democrática del Congo, aunque por toda África se pueden encontrar ejemplares muy similares. Se cree que en la época de los faraones fue adorado y ostentó el título de perro sagrado. El primer ejemplar se llevó a Inglaterra en 1895. En su tierra natal, se sigue utilizando como perro guardián o de caza, pero en Europa y Estados Unidos sólo como animal de compañía.

Fact: Considerados como una de las razas más antiguas del mundo, los Basenji aparecen en el arte y
los jeroglíficos egipcios.

Razas relacionadas

Podenco ibicenco: llamado beezer, es tan dulce y cariñoso que sus dueños pasarán por alto sus travesuras.

Es muy inteligente: robará tus bocadillos, ignorará los llamados, y luego se recostará cómodamente en el sofá. Y se lo permitirás, porque tiene una linda y pequeña nariz rosa, ¡imposible enojarse al mirar esa cara! Es inteligente, digno y aristocrático, pero es poco común y raro en América. Originario de Ibiza, España, esta raza mediana y de alta energía, pesa en promedio de 10 a 12 kg y vive de 11 a 14 años.

Perro del Faraón: este can parece haber sido sacado de las mismas esculturas del dios Anubis. Es una antigua raza de Malta que puede pesar en promedio de 20 a 25 kg y vive de 11 a 14 años.

Brinca como un ciervo y corre como el viento. No podrías imaginar que un perro tan exótico, ágil y aristocrático, también resulte ser paciente y amable con los niños. Gusta de la tranquilidad de una cama suave y salir a correr diario. Cuando está emocionado o feliz, sus orejas y su nariz se tornan rosadas.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA