Enfermedades de los peces

Es muy importante observar de forma continua y periódica a nuestros peces para identificar alguna posible alteración en su comportamiento o en su cuerpo. A veces los ejemplares que compramos en acuarios en apariencia se ven sanos, pero podrían no estarlo. En esos lugares existe una gran cantidad de individuos de diferente origen y lamentablemente no suelen tener una cuarentena apropiada, razón por la cual llegan a desarrollar diversas enfermedades, que suelen ocurrir en peces de agua dulce.

Enfermedad del terciopelo. Es producida por parásitos que se adhieren a la piel y se transmite por los materiales que se introducen al acuario. Lo que se recomienda es apagar la luz y aumentar la temperatura para intentar mejorar su estado, por supuesto, sin olvidar llevar un tratamiento médico especializado y adquirir un aireador para mejorar la calidad del agua.

Hidropesía. Es fácil de detectar, ya que se inflama el abdomen; es causada por una mala alimentación o por dietas inadecuadas. Aunque esta enfermedad no tiene cura, sí es posible mejorar la calidad de vida del pez enfermo con una buena alimentación y suministrando ciertas verduras crudas o semicrudas. Por supuesto, será importante la atención veterinaria para velar por el bienestar del pez afectado.

Enfermedad de la vejiga natatoria. Es provocada por la mala alimentación (por ejemplo, abusar del alimento seco y por no usar fibra en la dieta). Lo que se notará es que el pez va a nadar de forma muy torpe e incluso con el abdomen hacia arriba o nadará de lado.

Parásitos intestinales. Se alimentan de nuestros peces, por lo que notaremos que aunque coman no engordan, sino cada vez son más delgados. Este tipo de parásitos se encuentran en los restos de agua de los lugares donde los compramos.

Podredumbre de aletas. Es común que se origine con una infección producto de una pelea entre peces de aletas de colas largas, por lo que también notaremos que tienen un aspecto deshilachado. Este tipo de padecimiento es común cuando hay sobrepoblación de ejemplares o existe una mala
calidad del agua.

Hongos. Se notan como pelusa blanca en el cuerpo del pez, y cuando ya es más profundo se percibirán pequeñas lesiones. Este padecimiento ocurre cuando la calidad del agua es mala, hay gran cantidad de peces o existe agresión entre ellos.

Punto blanco. Es muy fácil de detectar en el pez; esta enfermedad es ocasionada por un parásito que entra en su cuerpo, adhiriéndose. Se forma una capa inflamatoria a su alrededor para aislarlo, pero ya que el quiste madura se suelta y cae al fondo de la pecera, multiplicándose el protozoo y así se ocasiona el contagio. Ocurre cuando no hay buenas defensas, hay hacinamiento o mala calidad del agua. El tratamiento consiste en elevar la temperatura y aplicar medicamento.

Es importante que para diagnosticar y tratar una enfermedad se lleve al pez enfermo con un Médico Veterinario para que prescriba el tratamiento adecuado. La preparación del agua resulta primordial para prevenir las enfermedades causadas por hongos, parásitos o bacterias.