¿Por qué los perros hacen hoyos?

En su mayoría, los perros adoran escarbar la tierra o alguna superficie donde puedan hacer un agujero. Es habitual encontrarlos escarbando en el jardín, y en caso de no contar con uno, lo hacen en las macetas e incluso con las camas de sus amos y las han destrozado, para gran enfado de aquellos.

Antes de sacralizar esta actividad, es importante comprender a nuestros amigos caninos. Para empezar, debemos saber que el instinto de escarbar está ligado a la depredación y apareció por primera vez en sus antepasados, los lobos. Por otra parte, resulta interesante conocer que el acto de excavar no se limita sólo a las razas criadas para cazar o encontrar presas. Entonces, si esto nos ha ocurrido o nos llegara a ocurrir, debemos de ser comprensivos y sobre todo tener paciencia, ya que la mayoría de las veces se trata de un comportamiento natural y propio de la especie.

 

 

Razones (y necesidades) para escarbar

Pero ¿por qué lo hacen? Hablemos de algunas razones por las que nuestro perro tiene este comportamiento. Para comenzar, cavar puede deberse a un instinto de anidación, sobre todo si es una perra que está gestante; por lo tanto, si el hogar cuenta con un jardín no dudará en poner en acción sus patas y uñas para preparar el lugar ideal para acoger a su camada. En el caso de que no contemos con un espacio verde, entonces buscará acomodar un par de cobijas o mantas, replicando esa actitud.

Además puede tener relación con la falta de refugio adecuado. Otra razón para escarbar en la tierra puede ser guarecerse del frío (cuando tratan de hacer un refugio donde resguardarse de las bajas temperaturas y vientos fríos) o del calor (buscando la tierra fresca que se encuentra más profunda). Esto debe llevarnos a tomar las acciones adecuadas para ofrecer un espacio idóneo a nuestros perros. Ahora bien, si lo que hacen es cavar debajo de la puerta o de la cerca, es muy probable que busquen escapar.

Esconder comida es otra de las razones para hacer hoyos; seguramente en alguna ocasión habremos visto a algún peludo tratando de esconder un hueso, y lo hace para que nadie más pueda tener acceso a él en caso de que falte la comida. Pero existen canes que lo hacen por predisposición genética, por ejemplo, la línea de los Terrier, que incluso sólo lo hace por diversión.

 

 

Y por felicidad pura…

Hasta ahora todas las razones mencionadas no derivan de algo negativo por lo que deberíamos preocuparnos; sí, quizá sea un problema para quienes desean jardines impecables o a sus mascotas limpias, pero para el perro es algo que simplemente es parte de su especie y lo hace ser feliz. Sin embargo, si es una conducta que realiza de forma excesiva y periódica, aunado a largos tiempos de soledad y aislamiento, puede tratarse de un problema conductual, debido a que busca liberar su energía y ansiedad de esta manera.

Por tanto, es importante identificar las razones para poder actuar de la mejor manera, buscando la solución más positiva para nuestros amigos caninos, incluso si es necesaria la ayuda profesional.