Bigotes: Sensores de gran tecnología

Los bigotes y cejas del gato son sensores de la más sofisticada tecnología, les permiten saber cuando hay cambios o alteraciones en su alrededor causados por posibles presas o personas y calcular espacios.

Los bigotes en el gato actúan como una especie de antena de alta sensibilidad, al igual que las cejas y barbilla están conectados al sistema nervioso, así que pueden detectar hasta el movimiento más ligero a distancia y en contacto directo con su entorno. Dañar los bigotes es dañar los sensores del gato, sobre todo en animales que salen de casa o a pasan tiempo en la azotea, pues el gato está expuesto al peligro de lastimarse los ojos. Si el gato permanece dentro de casa, traer los bigotes cortos no es cuestión de vida o muerte, pero resulta desconcertante y doloroso para el animal.

Existe el mito de que al cortar los bigotes del gato o untarlos con manteca de cerdo, el gato no se irá de la casa, pero con ello sólo pierde sensibilidad y orientación, factores que pueden ocasionar que el gato se pierda si sale de casa, pues los bigotes del gato tienen terminaciones nerviosas y le sirven como un radar para determinar –por ejemplo– lo angosto entre dos paredes y no quedar atorado.

Los bigotes del gato cumplen una misión muy importante, por lo que cortarlos no evitará que éste se vaya de casa si tiene acceso a azoteas o a la calle; el gato sale a curiosear al exterior atraído por hembras en celo cuando no está castrado, a defender su territorio de otros machos, a buscar alimento, si no es bien alimentado en casa, o simplemente por la curiosidad de perseguir una hoja que vio pasar a lo lejos.

Lo que sí puede servir para que el gato no se pierda es que porte collar con identificación, aunque lo ideal es que siempre viva en el interior.

Los gatos tienen alrededor de 12 bigotes de cada lado y los mudan periódicamente. Hay gatos ciegos de nacimiento que pareciera pueden ver, pues se mueven, juegan, caminan e incluso voltean cuando algo pasa cerca de ellos debido a que en sus bigotes y cejas poseen maravillosos sensores.

La salud del gato también se refleja en la calidad del pelaje y los bigotes, pues cuando están enfermos o desnutridos, los bigotes se vuelven quebradizos y opacos. La buena alimentación es la base de la salud del gato.

Los bigotes del gato son una maravillosa herramienta de la cual los ha provisto la naturaleza, no mutilemos esta característica tan peculiar.