Una nueva especie de dragón es descubierta

Existe un lagarto tan pequeño que es capaz de esconderse ¡en las madrigueras de las arañas! Así es, leíste bien. El nombre de este curioso animal es Tympanocryptis pinguicolla y vive en los pastizales del sureste de Australia.

¿Por qué entonces no es tan conocido este lagarto dentro de la cultura popular? Quizá, esto se deba a que apenas pesa unos gramos y tiene una habilidad sorprendente para escabullirse.

Will Osborne, ecologista de la University of Canberrade Australia y especialista que descubrió junto con su equipo al Tympanocryptis en 1991, explica que es muy difícil encontrar uno “por su estilo de vida recluido y su aspecto camuflado”. Por lo mismo, tardaron tres décadas para documentar a un ejemplar.

Anteriormente se creía que se trataba únicamente de una especie, pero un reciente análisis de la anatomía y ADN de dragones de diferentes lugares de la región, publicado en la revista Royal Society Open Science, indica que existen varios tipos.

“Tienen un aspecto muy similar, pero hay diferencias evidentes en los tipos de escamas de la espalda y la forma de sus cráneos”, comentó para National Geographic la taxónoma Jane Melville, del Museum Victoria, y una de las autoras del estudio.

El estudio expone que existen cuatro especies de dragones Tympanocryptis. Entre ellas, una —el Tympanocryptis pinguicolla de Victoria—, lagarto que dejó de observarse a finales de la década de los sesenta; es muy probable que se haya extinguido. De ser el caso, sería la primera especie de reptil de Australia continental en haberse extinguido en tiempos actuales.

Pero los especialistas podrían sorprenderse, según Osborne “es demasiado pronto para dejar de buscar”. Esto debido a que no se han estudiado todavía todos los hábitats, así que debería ponerse en marcha una búsqueda urgente antes de que desaparezcan más pastizales, y es primordial cuidar dichos espacios para mantenerlos alejados de la urbanización y la práctica agrícola.

“Aunque acabemos descubriendo que los Tympanocryptis pinguicolla de Victoria se han extinguido, aún hay muchas especies más que dependen de estos hábitats cada vez más raros. Para las otras tres especies de Tympanocryptis identificadas recientemente, el nuevo estudio contribuirá a establecer programas de cría y a expandir los que ya existen”, afirma Jane Melville.

“Aunque estos lagartos se parezcan mucho, si analizamos su genoma, son muy diferentes”.