Ocicat, el ocelote para el hogar

Este bellísimo gato forma parte de las tres razas felinas de aspecto más salvaje, junto al Mau egipcio y el Bengalí, pero sólo en lo que se refiere al aspecto físico. En el caso del Ocicat resulta ser producto de diferentes cruzas de gatos atigrados y moteados para así obtener a una especie de fiera en miniatura, similar al ocelote, pero que en cuanto a carácter es una grata sorpresa, ya que suele ser dócil y sociable.

 

Origen: Estados Unidos

Tamaño: mediano a grande

Peso: entre 2 y 7 kg

Temperamento: es activo, social y confiado

Pelaje: es corto, suave y satinado

¿Muda su pelo?:

Colores aceptados: ámbar oscuro, chocolate, canela, azul, lavanda, pardo, ebony silver, chocolate silver, cinnamon silver, blue silver, lavender silver, fawn silver (Tabla)

 

 

¿Cuál es su origen?

Es un felino proveniente de los Estados Unidos y la raza tuvo su origen durante los años 60. Virginia Daly, quien fue la criadora y creadora de este singular felino, tuvo la idea de cruzar un Siamés chocolate con una gata que a su vez fue resultado del cruce de un Siamés y un Abisino. En la camada resultante se encontraba un ejemplar al que llamó Tonga y que obtuvo un pelaje atigrado y moteado.

Poco después consiguió una nueva camada y de ahí surgió una gatita similar a Tonga, de nueva cuenta con patrón moteado, a la que llamó Dalai Talua, que se convirtió en la fundadora de la raza y que debido a su parecido con el ocelote, decidió llamarla Ocicat.

No obstante, el Ocicat fue reconocido como raza por la TICA (The International Cat Association) hasta el año de 1987, y en Europa por la FIFE (Fédération Internationale Féline) hasta 1992.

 

¿Cuáles son las características que distinguen a la raza?

El Ocicat es poco conocido en el mundo de las razas de gatos. Aventurero, maullador, inteligente y con gran disposición para explorar su entorno. Su aspecto es musculoso, atlético, de gran tamaño y aspecto salvaje, de extremidades anchas y robustas. Posee un hocico ancho y orejas con pinceles de lince, además tiene unos bellos ojos grandes y almendrados con una gran variedad de tonalidades, excepto azul. Su pelaje es corto, fino y satinado, de capa moteada y se admite marrón, chocolate, lila, azul, canela, fawn y variedades de silver.

Lo que hace tan distintivo a este felino es su patrón de pelaje muy parecido al del ocelote salvaje, pero con un carácter dócil, gracias a su ascedencia Siamesa, que además lo hace muy parlanchín.

 

 

¿Qué tan dócil es y cómo es la convivencia con otros animales?

Como mencionamos al principio, aunque su estética apunta a tener el aspecto de un gato salvaje, su carácter es todo lo contrario, lo cual era uno de los objetivos de su criadora. Es un excelente animal de compañía al que le encantan los mimos, además de dar grandes demostraciones de amor a sus humanos. Es ideal para la vida en familia, con gente mayor, niños, parejas y para personas solas, pero sin olvidar prestarle la atención necesaria porque no le gusta la soledad.

Es fundamental que desde pequeño se le enseñe cuál es su espacio y sus juguetes, para evitar destruya cortinas y muebles. Le encanta maullar, es cariñoso y muy juguetón. Le fascina que le brinden atención y es un gato muy activo y curioso.

Respecto a estar con otros animales, no tiene problema en convivir con otros gatos o perros si se le sociabiliza correctamente desde pequeño, sólo hay que ser precavidos porque no deja de ser felino y dominante.

Es un gato muy atractivo y preferido por muchas personas por su gran belleza y carácter. Es además bastante equilibrado e inteligente, le encanta tener activo su intelecto con juegos de destreza y actividad física.

 

¿Cuáles son sus cuidados específicos?

Es un gato muy sano del que no se han descubierto enfermedades hereditarias o comunes en la raza, así que no precisa de cuidados especifícos, ni de una gran atención, pero hay que tener cuenta que se le debe bañar y cepillar de vez en cuando para que esté en el mejor estado posible. Aunque es muy saludable, no hay que olvidar que es muy importante la medicina preventiva y llevarlo a visitas regulares con el Médico Veterinario.

 

 

El Ocicat no es un felino muy demandante, no necesita de cuidados extenuantes como otras razas pero no por ello hay que descuidarlo. Con buenos cuidados pueden llegar a vivir entre 16 y 18 años.

  • Es ideal un cepillado semanal y no requiere un corte.
  • En cuanto al baño, debemos observar cuándo es necesario bañarlo o recurrir al baño en seco. Las espumas para poder hacerlo se pueden conseguir con un veterinario de confianza.
  • Es importante procurar que sus ojos, orejas y dientes estén limpios, siempre con asesoría del veterinario.
  • Es fundamental tener al día la medicina preventiva necesaria, como las vacunas y las

En cuanto a la alimentación, no requiere de atenciones especiales, salvo lo que se recomienda para el resto de los felinos. Es básico darle una dieta variada, equilibrada y balanceada. Hay que respetar la etapa que le corresponda para que su alimento sea acorde con su vitalidad, tamaño, edad o ciertas necesidades. Podemos consultar a nuestro Médico Veterinario de confianza para que nos recomiende algún alimento y nos comente cuál es la cantidad adecuada y que le aporte nutrientes, vitaminas, ácidos grasos y proteínas, para cuidar adecuadamente su nutrición y su salud.

 

En caso de decidir tener uno de estos hermosos ejemplares o cualquier otro minino, es importante recordar que siempre que se tenga una mascota se debe tener muy presente que es una gran responsabilidad y que durará muchos años, además de que todos los miembros del hogar tienen que estar al tanto y también de acuerdo con la llegada del nuevo felino. De esta forma podremos brindarle a nuestro gato la mejor atención, cuidados y educación para que disfrute una excelente calidad de vida y sea feliz por muchos años.

 

El Ocicat es mucho más conocido en América que en Europa.