Socialización en gatos, ¿cómo lograrlo?

Los gatitos son animales que no nacen totalmente desarrollados, es decir, al igual que los bebés humanos son altamente dependientes de su madre para sobrevivir, ya que su cerebro sigue desarrollándose después de nacer. Durante estas primeras semanas aprenderán en quién confiar y en quién no, qué objetos no hacen daño y de cuáles hay que alejarse.

Gestación

Aunque no lo parezca, incluso desde esta etapa el cachorro aprende; el primer periodo sensible es la gestación, cuando empieza a adquirir competencias táctiles y emocionales. La sensibilidad cutánea se presenta desde el día 21 de embarazo, es decir, justo a la mitad, y debe hacerse para tener gatitos más tolerantes al contacto, que disfruten ser acariciados, cargados e incluso examinados fácilmente cuando sean grandes. Para ello recomiendo hacer lo siguiente:

  • Acariciar diariamente el vientre de la madre y como mínimo 20 minutos, pero no tiene que realizarse de una sola vez o de forma continua. Se puede hacer de un minuto en un minuto a lo largo del día, hasta alcanzar los veinte minutos totales.
  • Evitar cualquier tocamiento, ruido o actividad que estrese a la gata.

Neonatos

Los gatitos recién nacidos se apegan a cualquier hembra para que los amamante; no pueden orinar ni defecar por ellos mismos, necesitan que su mamá los estimule. El sistema vestibular (el órgano que se encarga del equilibrio) ya está operando desde hace 10 días y se mueven por termotactismo, es decir, se arrastran hacia su madre dirigidos por el calor que ella desprende.

El olfato se encuentra ya presente y les sirve para ubicar su tetilla; el sistema auditivo está apenas desarrollado, esto significa que ya comienzan a oír algo (a diferencia del de los perros, que en este periodo son completamente sordos). Para poder tener cachorros sanos y equilibrados recomiendo:

  • Manipular diaria y suavemente a los gatitos, pero no por mucho tiempo, para que no pierdan el olor de su madre.
  • Respetar su sueño: no hay que despertarlos cuando duermen, ya que es en este momento se secreta la hormona del crecimiento y despertarlos podría afectar su desarrollo normal.

Periodo de transición

Es cuando los gatitos comienzan a ver, oír y a moverse un poco más. Las crías abren los ojos del día siete al 10 de vida, pero existen extremos: algunos desde el día dos y otros hasta el 16. Esta etapa, a diferencia de los perros es sumamente corta y por lo general dura 24 horas, aunque pueden tardar hasta las 72 horas.

Periodo de socialización

La etapa de socialización o sociabilización, es el momento en el que más podemos influir en la conducta posterior del gato, ya que es cuando su cerebro es más susceptible a aprender quiénes son sus amigos y quiénes no, así como qué estímulos ambientales son inocuos y cuáles no.  Dividiré lo que sucede en esta etapa en dos partes:

De la 2ª  a la 5ª semana

Es el gran periodo de maduración del sistema sensitivo, donde el hecho más notable se da a la cuarta semana donde sucede el inicio del destete, y el surgimiento de los juegos sociales; a la quinta semana aprender a matar presas, para ello su madre les trae presas vivas pero inmovilizadas, para que ellos practiquen las técnicas de matanza (hay que recordar que todos los felinos, a diferencia de los cánidos, matan a sus presas antes de consumirlas).

En estas semanas se reconocen como parte de la especie “felina”, es decir, aprenden a ser gatos, a acicalarse, a “hablar lenguaje gato”, quién va a ser su pareja, qué van a comer, entre otros aprendizajes.

A partir de las cinco semanas comienzan a adquirir el autocontrol de los dientes y las garras al jugar con sus hermanos; incluso su mamá los regaña si durante el juego alguno llega a lastimar a otro, arañándolo en el vientre. La vista se considera completamente desarrollada a las cinco semanas y el oído un poco antes, a las cuatro semanas.

De la 6ªa la 8ª semana

Es la última semana del desarrollo y termina con el destete. Durante esta etapa los gatitos adquieren progresivamente las características de adulto y sus capacidades a los estímulos sociales; a la sexta semana comienzan a cazar. Se recomienda, al igual que con los perros, exponerlos a una gran variedad de estímulos y ambientes.

La habilidad de los gatos para caer de pie se comienza a observar alrededor de esta edad. Aprenden a reconocer a las especies amigas, por eso es ideal el presentar al cachorro con otros individuos como perros, aves, niños, entre otros. Además, acariciar a los mininos durante 40 minutos a lo largo de todo el día es altamente recomendable.

Llevarlos al “kínder de gatitos”

Actualmente nuestro conocimiento y gusto por los gatos ha crecido mucho, por lo que ahora es posible llevar al pequeño minino a una especie de kínder felino a aprender muchas cosas. Los gatitos socializan, juegan entre sí y conocen nuevas personas, algo esencial para hacer a un felino sano, cariñoso y sociable, además permite también que uno conozca a otros responsables de esta especie.

Durante las sesiones de esta suerte de “preescolar”, se aprende a usar el refuerzo positivo para evitar problemas de comportamiento y enseñar diversos trucos como sentarse, seguir un objeto, hacer agility y más. Sólo hay que revisar muy bien las credenciales de quienes imparten los cursos, pues cualquier error puede tener consecuencias permanentes en el pequeño felino.

Periodo activo de juego

Esta etapa va de las siete a las 14 semanas; es cuando el juego hace incrementar su coordinación y habilidades sociales, en donde aprenden observando, sobre todo de su madre.

El juego incluye lamer, morder, enseñar la panza, en fin. Es muy importante proveer al pequeño felino de muchos juguetes y cosas para que se entretenga con sus objetos y no con los de su responsable.

Periodo juvenil

Se da entre los ocho meses al año y medio de edad. Los gatos en este momento pasan mucho tiempo jugando, cazando, explorando. Igual que en el periodo de juego activo, durante estas fases es importante que dispongan de lugares y juguetes especiales para ellos. 

Todavía no sabemos tanto del desarrollo de los gatitos como de los perros, pero de lo que sí tenemos conocimiento es que deben socializar con la mayor cantidad de estímulos posible en las etapas tempranas y siempre jugar con ellos, aunque sean gatos adultos.

Como hemos visto la conducta de juego es sumamente importante, ya que incrementa la coordinación, promueve las habilidades sociales y enseña límites. A pesar de que los gatos pasan gran parte de su tiempo descansando o durmiendo, también pasan mucho tiempo en actividad, sobre todo cazando.

Para que nuestro felino tenga la mejor vida posible, lo mejor es mantenerlo completamente dentro de casa, ya que en la calle hay muchos peligros y enfermedades. Para ello el periodo de caza se debe volver el de juego, porque de no tener este tipo de alternativas podría desarrollar problemas de conducta (como la depresión).

Consejos para enriquecer la vida de nuestro gatito

  1. Esconder alimento apetecible en distintos lugares del hogar. Conviene presentarlo de forma novedosa, esto es, colocarlo dentro de objetos como juguetes que son diseñados para este propósito (pelotas huecas).
  2. Proporcionar juguetes interactivos que lo estimulen: cuerdas elásticas con un objeto sujeto al extremo, juguetes rellenos de catnip (hierba gatera) o aquellos que vibran, se mueven o tienen ratones con ruedas, en fin.
  3. Proveerle de objetos adecuados para su rascado.
  4. Dejarle acceso libre a las ventanas para estimular su vista.
  5. Colocar estructuras a distintas alturas en las cuales pueda explorar y descansar.
  6. Programar sesiones de juego rutinario.

Siguiendo estas indicaciones y con un poco de imaginación lograremos que nuestro gato se desarrolle y viva en un entorno adecuado. Hasta la próxima.

Dra Claudia Edwards P

Humane Society International México

FMV-UNAM