Husky Siberiano

Otros nombres: Siberian Husky, Husky, Chukchi Siberiano o Chukchi

Origen: Estados Unidos (llevados a Alaska por los rusos hacia 1908; en EEUU se popularizó la raza)

Clasificación FCI: Grupo 5 Perros tipo Spitz y tipo primitivo; sección 1 Perros de trineo nórdicos

Clasificación AKC: Grupo 3 Perros de trabajo

Estatura: machos de 53.5 a 60.0 cm; hembras de 50.5 a 56.0 cm

Peso: machos de 20.5 a 28.0 kg; hembras de 15.5 a 23.0 kg. El peso debe ser proporcional a la altura; se penaliza el peso excesivo

Edad promedio: 12-15 años

Temperamento: es amigable y gentil, pero también alerta y extrovertido. No es inseguro o agresivo con extraños o con otros perros. Su inteligencia, docilidad y disposición para complacer lo hacen un compañero agradable y un trabajador siempre dispuesto.

Pelaje: doble, de largo mediano, luce tupido aunque nunca crece tan largo. La lanilla interna es suave, densa y suficientemente larga como la otra capa. Los pelos de la capa externa son rectos y pegados ligeramente al cuerpo; nunca ásperos. Se nota la ausencia de la capa interna durante la muda de pelo. Se recomienda recortar los pelos únicamente del bigote, entre los dedos y alrededor de los pies.

Color: se permiten todos los colores desde el negro hasta el blanco puro. Es común las marcas (desde el negro al blanco) en la cabeza, incluyendo patrones en el cuerpo únicos de la raza.

Cabeza: de tamaño mediano y proporcional al cuerpo; cráneo ligeramente redondeado en su parte superior y adelgazándose gradualmente hacia los ojos. Stop bien definido.

Ojos: almendrados, ligeramente separados. El color puede ser pardo o azul; son aceptables de colores diferentes (uno de cada color). De expresión vivaz, pero amable y traviesa.

Orejas: de tamaño mediano y forma triangular, colocadas muy cerca una de la otra, de implementación alta en la cabeza. Son gruesas, cubiertas de pelo, erguidas, pero ligeramente arqueadas y redondeadas en la punta.

Trufa (nariz): negra en perros grises, leonados o negros; color hígado en perros cobrizos; puede ser color carne en perros blancos. La nariz “de nieve” rayada de color rosa es aceptable.

Hocico: de largo mediano y anchura media que se adelgaza gradualmente hacia la trufa. La punta no es puntiaguda, ni cuadrada. La caña nasal es recta.

Mandíbula: cierra en mordida de tijera. Labios bien pigmentados y apretados (no colgantes).

Cuerpo: cuello de largo mediano, arqueado y llevado bien erguido; durante el trote es llevado ligeramente hacia delante. Espalda recta y fuerte, con línea superior nivelada de la cruz (nuca) a la grupa (cadera), de longitud media. Lomo tenso y delgado, estrecho en la caja torácica. Pecho profundo y fuerte, pero no muy amplio; su punto más profundo se única detrás de los codos. Costillas bien arqueadas, pero planas de los lados para permitir el movimiento.

Extremidades: cuando el perro está parado, los miembros anteriores y posteriores se observan moderadamente separados, paralelos y rectos. Patas delanteras de huesos sustanciosos, pero nunca pesados; músculos y ligamentos firmes y bien desarrollados. Si existen espolones se recomienda extirparlos. Los muslos son musculosos y poderosos. Pies ovalados, sin ser largos. De tamaño mediano, compactos, bien cubiertos de pelo; almohadillas duras y bien acojinadas. Sin desviaciones hacia los lados. Movimiento rápido y ligero; conforme aumenta de velocidad, las extremidades se inclinan gradualmente hacia adentro, con los pies alineados a éstas.

Cola: bien cubierta de pelo, similar a la cola del zorro. Cuando el perro está atento, es llevada sobre la espalda en forma de hoz. Cuando está levantada no se enrosca, ni descansa sobre la espalda. Cuando está en reposo cuelga naturalmente. El pelo que la cubre es casi del mismo largo que en el cuerpo, lo que le da una apariencia de cepillo redondo.

De regiones inhóspitas a la ciudad…

Es originario del extremo noreste del continente asiático, concretamente de la península de los chucotos o chukchis, lugar donde vivía un pueblo esquimal alejado de la civilización occidental. Este pueblo hacía una selección muy estricta en cuanto a sus perros (solo criaban a los machos líderes y castraban al resto), lo que permitió crear unos cánidos muy definidos. Su mayor fortaleza es la resistencia, logrando mantener grandes reservas de energía para conservar sus cuerpos calientes y ser eficientes para llegar a su destino; también poseen excelente olfato, un denso pelaje que lo protege de temperaturas bajo cero (lo que complica que viva en lugares calurosos), y son extremadamente tratables, con gran deseo de complacer.

Además de acompañar a los hombres hasta el mar y de traer alimento a casa, los perros de trineo fueron usados para transportar bienes, para el comercio entre tribus, y para transportar sus posesiones. Es la raza canina que se parece más al lobo, física y conductualmente. Sin embargo, como las mujeres y los niños chukchis eran los responsables de su cuidado, los canes se adaptaron pronto a la vida familiar y se acostumbraron a las personas.

Está habituado a vivir en jauría y no soporta la soledad; si se le deja solo durante muchas horas pude que cause algún desperfecto, e incluso se la viva aullando, ya que tienden a vocalizar mucho. Tiene una energía desbordante y para canalizar toda esa vitalidad y viva feliz es necesario proporcionarle suficiente ejercicio y largos paseos cada día.

Frecuentemente se confunde con…

Malamute de Alaska. Originario de la zona ártica (Alaska), es otra de las razas más antiguas dentro de los perros de trineo; naturalmente corpulento, de cuerpo fuerte y musculoso. Más alto y pesado que el Husky, es capaz de cargar pesos considerables por kilómetros. Es juguetón, adora los espacios abiertos y salir a correr. Las hembras son más fáciles de entrenar; los machos pueden presentar problemas con otros congéneres. Color más común: negro/gris con blanco.

Samoyedo. Otra raza antigua criada por los pueblos samoyedos del norte de Rusia para ayudar en el pastoreo, tirar trineos y mantener a sus dueños calientes por las noches. La cola es uno de sus rasgos distintivos, ya que se enrosca en gancho cerrado; suelen utilizarla al dormir como protección. Son buenos aseándose a sí mismos y su pelo puede medir hasta 15 cm. Es muy juguetón y aunque no es buen guardián, tiene a ladrar mucho. Le gusta pastorear a los niños. Color común: blanco y galleta.

Akita Inu. Este Spitz asiático fue utilizado para la caza mayor y como ayuda en la defensa y ataque en la guerra. En 1603 se le empezó a utilizar como can de pelea y hasta 1908, cuando éstas se prohibieron, se empezó a preservar como raza. Es símbolo de riqueza y prestigio entre la nobleza, y de buena suerte. Es un perro grande, fuerte, capaz de realizar labores intensas. Es reservado y silencioso, y tiende a ser dominante con otros canes. Color más común: rojo leonado y sésamo.

Akita americano. Después de la 2ª Guerra Mundial, ante la casi desaparición del Akita Inu, algunos ejemplares fueron llevados a EE.UU, criando un perro más grande y poderoso, de huesos pesados, orientado a la defensa. Este Spitz está clasificado como un perro peligroso, de carácter independiente, aunque afectuoso con su familia. Suele ser intolerante con otros canes, por lo que debe ser bien socializado. Color más común: pinto y atigrado, con o sin máscara negra.