Cuidados parentales

Estos cuidados parentales muestran gran diversidad de conductas en los animales y suelen relacionarse con la supervivencia. Todas las crías reciben cuidados específicos determinados por factores de desarrollo, sociales y ambientales.

Las madres son las principales cuidadoras, aunque hay padres muy dedicados, que construyen el nido o se comen la placenta en el parto, limpian a las crías y les dan calor. Algunas mamás cuidan a sus hijos por largos periodos de tiempo, ahuyentando a depredadores e incluso pierden la vida por defenderlos, pero otras no son tan devotas.

 

Las madres más dedicadas del reino animal

Orangután de Sumatra

 

Sus hembras son un gran ejemplo de maternidad. Después de una gestación de 279 días, dan a luz a una única cría, dedicando los próximos 8 a 10 años a cuidarla. Los primeros dos años las crías son totalmente dependientes y comparten el mismo nido, deben aprender a alimentarse y a socializar.

El desapego ocurre en los dos años siguientes (periodo juvenil, 2 a 5 años) cuando han desarrollado su habilidad de escalar y trepar; pasan menos tiempo con su madre y ella les enseña a construir su propio nido, y empiezan a hacer pequeños viajes supervisados;  incluso la lactancia es menos frecuente hasta el destete. Los machos no dedican tiempo a la crianza debido a su naturaleza semisolitaria.

 

Sapo de Surinam

 

Éste nos recuerda lo que es llevar las responsabilidades sobre los hombros. Su reproducción no incluye la etapa larvaria: los huevos, ya fertilizados, se adhieren a la espalda de la hembra y se hunden formando un quiste, dando una apariencia de panal de abeja para evitar la depredación y aumentar la supervivencia de sus crías. Después de 15 días, emergen de 30 a 50 ranas de unos 2 cm de longitud. Inicialmente permanecen cerca de su madre y de la superficie del agua; después de un mes y con vigilancia, son capaces de nadar y bucear: es cuando se vuelven independientes.

 

Cocodrilo

 

A pesar de lo que se cree, poseen instintos parentales. Las hembras vigilan con celo el nido de dos a tres meses hasta su eclosión, ahuyentando a los depredadores y prestan atención selectiva a las llamadas emitidas por sus pequeños cuando están listos para eclosionar. Cuando nacen los colocan dentro de su boca y los llevan al agua, donde los cuidarán a lo largo de un año.

 

Gobio payaso

 

Estos peces expresan un instinto biparental. Las parejas construyen sus madrigueras en la base de la planta llamada cat tail (cola de gato), después del desove los machos camuflan las entradas y las hembras cuidan a las crías: uno mantiene limpia y ventilada la madriguera y el otro la protege, enfrentándose a depredadores como el cangrejo azul. El macho imita este color, para disuadir a los cangrejos juveniles, protegiendo a su familia. Aunque también la hembra puede proteger por sí misma la madriguera.

 

Oso polar

 

Las hembras se encargan al 100 % del cuidado de las crías: cavan una madriguera para el parto y que proteja a los cachorros de las temperaturas extremas; ahí permanecen durante un tiempo lactando y su madre les provee de calor corporal; ella no sale ni se alimenta, perdiendo peso drásticamente. Después los lleva al hielo marino para enseñarles a cazar; hasta los 30 meses de edad los protegerá de depredadores como el zorro del Ártico o de osos machos, los cuales intentan mantener a la hembra libre y sin ocupaciones para otra gestación. Ella puede incluso perder la vida por defender a sus cachorros.

 

Madres menos dedicadas a sus crías 

Pájaro cucú

 

Las hembras practican el parasitismo de puesta, esto es, ponen sus huevos en nidos de otras aves para que las críen. Después de eclosionar, el cuco recién nacido se deshace de los otros huevos, y si son dos las crías de cuco, pelean entre ellas, hasta que la más fuerte tira a la otra del nido para que haya un solo polluelo que alimentar. Las aves parasitadas lo crían hasta que alcanza el doble de su tamaño y finalmente se va.

 

Foca arpa

 

Las hembras dan a luz en el hielo cerca de áreas abiertas, sin embargo, los pequeños son atendidos por su madre hasta el día 12 de nacimiento por encontrarse muy activa, dejándolos solos la mayor parte del día, esperando la tarde para alimentarlos. Después, son abandonados y permanecen en el hielo durante un mes, siendo susceptibles de ataques por depredadores mientras esperan su pelaje crezca para poder meterse al agua y comenzar a cazar.

 

Tamarinos bigotudos

 

Su reproducción se centra en una hembra, la más vieja, mientras las otras ayudan con el cuidado de las crías. En esta especie está reportado el infanticidio, pueden arrojar a las crías desde los árboles o si alguna se cae por accidente, no muestran interés. Estas conductas pueden estar influenciadas por la percepción de la madre a la baja probabilidad de supervivencia de las crías debida a la falta de recursos (ayudantes, proveedores o alimento), por lo que prefieren matarlas y esperar a una época más óptima para crianza.

 

Águila negra

 

Las peleas y chillidos son comunes en el entorno familiar, pero a veces el conflicto es muy marcado. Pueden existir desigualdades dependiendo de qué polluelo nació primero o si los padres aprecian características o ventajas competitivas entre uno u otro, y puede ser tan importante que los favorecidos compitan hasta matar a su hermano, sin que la madre interfiera. El tamaño y la madurez siempre determinan al ganador.

 

Escarabajos enterradores

Son invertebrados que entierran un cadáver debajo de la tierra, preparándolo para el consumo de sus crías y tienen un cuidado paternal extenso, poco común en insectos. La hembra es la que pasa más tiempo con ellas y las alimenta, pero si se acaba la comida o la familia es demasiado grande, devorará a sus descendientes.

 

En el reino animal hay gran diversidad de comportamientos parentales e influenciados por el instinto de supervivencia. Cualesquiera que sean las razones, las madres son las que enseñarán a la cría a sobrevivir en un medio hostil, ya que ellas no pueden garantizar su subsistencia, y prepararán a las más aptas para enfrentarse a la adversidad que las rodea.