Ronquidos… problema respiratorio en tu mascota

Es muy común escuchar en la clínica la siguiente expresión: “Doctor, mi perro ronca por las noches más fuerte que mi marido y no me deja dormir, ¿qué puedo hacer?”.  Los ronquidos en mascotas pueden ser o molestos o muy divertidos para los dueños, quienes incluso disfrutan de grabarlos y compartirlos en redes sociales. Sin embargo, en ocasiones podrían ser un signo de que su mascota tiene problemas de salud.

 

¿Qué son los ronquidos?

Antes de dar una solución a las largas noches en vela por las “serenatas” de nuestros canes, es necesario entender un poco las causas. Los ronquidos son vibraciones que se producen en las vías aéreas superiores, esto sucede cuando algo obstruye el paso del aire, es por eso que casi en un 95 % de los casos el sonido proviene al inspirar y no al expirar.

En algunas ocasiones suceden cuando las fosas nasales son muy pequeñas o hay un objeto extraño obstruyéndolas, y en otras en las que el paladar blando (aquella estructura blanda que se encuentra al fondo, en la parte superior de la boca) es más largo, o simplemente ocurre que mientras el can está dormido el paladar se relaja, obstruyendo el paso del aire; cuando esto sucede el paladar necesita de una mayor presión para llegar a los pulmones, por lo que genera vibraciones que producen el típico sonido de los ronquidos.

 

 

Factores predisponentes

Los ronquidos son más comunes en razas caninas como: Bulldog, Pekinés, Bóxer, Shar Pei, Shih Tzu, también en gatos como Persa e Himalaya. Esto es debido a que son razas con braquignatia o de “nariz chata”, lo que significa que las vías aéreas son más estrechas, su paladar blando más largo y por tanto, la producción de ronquidos es más frecuente.

Existen otros procesos que pueden provocar que una mascota ronque, por lo que es necesario acudir con el veterinario para determinar las causas y tratar el problema, ya que podrían tener trastornos respiratorios más complicados de lo que parece como los siguientes:

Rinitis alérgica. Al igual que nosotros puede ser alérgica a ciertas sustancias, así que sólo bastará que entre en contacto con alguna partícula del alérgeno para que su sistema inmune lo reconozca y muestre hipersensibilidad, lo que desencadenará una rinitis alérgica, un factor predisponente de los ronquidos.

Se trata de una inflamación de la mucosa nasal y (aunque no sucede en todos los casos) puede estar acompañada de producción de moco y constipación. Algunos médicos hacen mención de que los animales de compañía que conviven con dueños fumadores y permanecen mucho tiempo en contacto con el humo, pueden llegar a padecer enfermedades respiratorias como bronquitis y asma.

 

 

Obesidad. Es necesario que tanto el dueño como el veterinario lleven un control del peso del animalito, ya que la obesidad no sólo genera una mayor presión en las vías respiratorias, sino que también puede traer muchos otros problemas como: cansancio recurrente, enfermedades cardiacas, diabetes, entre otras.

Cirugías. Es común que luego de una intervención quirúrgica o después de una terapia donde fue utilizado un relajante muscular, nuestro animal ronque; esto es debido al mismo proceso antes mencionado, pero en este caso es el medicamento el que provoca una relajación del paladar blando.

En algunos casos el cuadro puede llegar a complicarse y la única forma de determinarlo es mediante exámenes complementarios, para detectar si se debe a hongos (como la aspergilosis); pero hay otros casos en los que la solución a los ronquidos puede ser tan fácil como levantar un poco la cabeza de nuestro compañero animal, ya que a veces se producen simplemente por una mala posición al dormir (pero si ocurre de forma repetitiva puede que no corresponda a un caso tan sencillo de tratar).

 

 

Finalmente, la solución ideal para acabar con los ronquidos está acompañado con una visita al Médico Veterinario, ya que realizando una exploración podrá determinar la verdadera causa y poder tratar su caso en particular, ya que no en todas las ocasiones el tratamiento depende de un cambio de postura o de un medicamento; si el problema es más grave podría ser necesaria una cirugía para mejorar la calidad de vida de nuestro querido amigo.