Las conejas y la maternidad

MVZ Thalia Rojas Chimal.

Los conejos, al igual que los roedores, tienen la característica de ser animales muy precoces reproductivamente hablando. Las conejas alcanzan su madurez sexual alrededor de los cuatro a ocho meses de edad. Dicha madurez está ligada con la raza, en donde las razas pequeñas suelen alcanzarla antes que las de mayor tamaño. No siempre es evidente el abultamiento del abdomen y menos en razas con mucho pelo. Además, muchas desarrollan una pronunciada papada (no debe confundirse con tumores o abscesos), cuyo pelo les servirá para abrigar a sus futuras crías.

 

Características de la preñez

  • Ovulación inducida. Las conejas pueden quedar gestantes en cualquier época del año, ya que son de ovulación inducida, es decir, con la presencia del macho y la estimulación que ejerce el pene (que está provisto de unas espinas que estimulan el tejido cervical), se induce la ovulación.
  • ¿Cuánto dura? La gestación dura de 29-35 días, durante la cual se presentarán algunos cambios en la conducta normal de la coneja.
  • Conductas previas al alumbramiento. Algunos días antes mostrará hábitos peculiares como alejarse a lugares más escondidos, bajará el consumo de alimento y el grado de actividad al que estamos acostumbrados a notar, presentará respiración más agitada, entre otros.

 

 

Construcción del nido

Próxima al parto se preparará para dar a luz en las condiciones más óptimas o con lo que tenga a su alcance. Un par de días antes empezará a armar un nido seguro y caliente para sus gazapos. Buscará cualquier tipo de material que le pueda ayudar y finalmente se arrancará pelo de la papada.

Es muy importante que días próximos al alumbramiento se le ofrezca el doble de material de sustrato (paja, papel higiénico, trozos de tela sin hilos sueltos) para que pueda construir un buen nido y esté en un entorno donde se sienta protegida y poco estresada. Para los gazapos es de suma importancia la temperatura, ya que recién nacidos no tienen la capacidad para termorregularse.

 

El parto y la alimentación

Generalmente dura alrededor de 30 minutos y es muy raro que se presenten distocias (partos lentos o difíciles). Las crías son altriciales, es decir, dependen de la madre en todo momento. Alrededor de los 10 días empiezan a tener pelo, mientras sus ojos y oídos empiezan a abrirse.

La alimentación de la coneja debe ser rica en calcio para evitar la descompensación. Si hizo un buen nido sus crías no pasarán frío, pero deberán permanecer con ella hasta después de seis semanas transcurridas de su nacimiento. Después del primer mes comenzarán a probar alimento sólido.

 

 

Datos importantes

  • No se debe molestar ni tocar a los gazapos antes del destete (unas seis semanas), es por eso que la revisión de la madre y las crías con el veterinario se sugiere a los dos meses después del parto, siempre y cuando no presenten diarrea, falta de apetito, letargia, u otros.
  • La coneja alimenta a sus gazapos de 3 a 5 minutos sólo una vez al día, ya que su leche es rica en grasa; por eso es común observarla alejada de las crías, ya que necesita descansar y alimentarse.