Bóxer, amor y entrega

El Deutscher Boxer, mejor conocido como Bóxer, es una raza que surgió en Múnich, Alemania. Es un perro que ha adquirido una gran popularidad como mascota por su aspecto físico e interesante personalidad. ¿Dónde surge y cuáles son sus principales características? ¿A qué problemas se ha enfrentado la raza? Esas y otras preguntas serán resueltas en este artículo dedicado al Bóxer.

Origen

Esta raza surge de la cruza entre el Brabanter Bullenbeisser y el Bulldog, los cuales fueron populares durante la Edad Media. Los Bullenbeisser fueron utilizados para la cacería de osos y jabalíes por el tamaño de su mandíbula y temperamento agresivo. Por otro lado, el Bulldog inglés fue creado para ser contendiente de los toros en un sangriento espectáculo conocido como bull-baiting, una cruel “función” en la que hacían pelear a un grupo de perros contra un toro que sólo podía moverse en un espacio limitado.

Los Bóxer fueron creados en Alemania en  el siglo XIX con el objetivo de encontrar un perro que fuera capaz de controlar el ganado (particularmente a los toros), que además fuera resistente al trabajo duro y tuviera una fuerte mandíbula. La primera exposición se realizó en el año de 1886 y para 1895 Friedrich Robert, Elard König y Rudolf Hoepner crearon el primer Club del Bóxer con el fin de unificar a la raza.

Aunque ya era conocida en Europa y desde 1903 eran exportados ejemplares a Estados Unidos, no fue sino hasta 1904 cuando fueron oficialmente reconocidos por el American Kennel Club, logrando así expandirse poco a poco por el mundo. 

Pese al origen violento de las razas utilizadas para su creación, no son considerados potencialmente agresivos. Todo lo contrario, destacan por ser  hábiles, afectuosos y muy activos. Además, a lo largo del tiempo la raza ha sufrido modificaciones físicas, principalmente en el cuello y cráneo, por lo que conservan sólo algunas particularidades de las primeras versiones del Bóxer.

Temperamento

Tranquilo y equilibrado. Es de gran importancia el apego hacia su amo y familia, los cuales no dudará en defender. Es desconfiado con los extraños. Fácil de educar y muy obediente.

Características físicas

Actualmente los Bóxer son perros de raza mediana, por lo que alcanzan una altura de hasta 70 cm y suelen pesar entre 25 y 33 kg. Con los cuidados adecuados, su esperanza de vida oscila entre los ocho y los 10 años.

La estructura física de estos canes es atlética, con músculos definidos y fuertes. Además poseen una estructura ósea sólida, tienen una cabeza cuadrada, ojos grandes y un labio inferior que cuelga desde la nariz para cubrir su prominente mandíbula inferior.

Esta raza se caracteriza por ser braquiocefálica, es decir, tiene la cabeza ancha y un hocico chato. Debido a esta peculiaridad, su olfato no es considerado el mejor y tiende a padecer enfermedades respiratorias como otros perros de su tipo, como el Pug o el Mastiff. Esta condición hace que sea sensible a climas extremos debido a que no puede controlar fácilmente su temperatura corporal;  por esta razón debe estar en lugares completamente ventilados.

Su cuerpo es fino, ya que posee un cuello largo que se forma elegantemente desde la espalda. Cuando está erguido tiene un aspecto cuadrado, debido a que los hombros están bastante cerca del tórax y sus patas son rectas, fuertes y delgadas.

El pelaje es corto y brillante, así que no requiere de cuidados especiales. Aunque es posible encontrar a ejemplares en color negro, blanco e incluso albinos, las tonalidades reconocidas por el American Kennel Club son el leonado y el atigrado con manchas blancas que recorren todo el cuerpo.

De forma natural posee orejas caídas, sin embargo, por mucho tiempo había sido sometido a una cirugía estética conocida como otectomía estética (en la que se cortan y levantan las orejas para queden de forma puntiaguda). Debido a lo complejo de esta operación, algunos veterinarios se han negado a hacerla por cuestiones éticas, e incluso en países como España, se ha prohibido esta intervención quirúrgica por considerarla innecesaria.

Otra práctica común consistía en recortarle la cola, alegando que al ser larga resultaba “poco estética”, por lo cual también se ha abandonado esta práctica. Y si bien en el Reino Unido se logró crear un tipo de Bóxer que nacía sin cola, fue descalificado por la Federación Cinológica Internacional en 2008. Además, y pese a la polémica, en algunos lugares se  siguen realizando este tipo de amputaciones.

Problemas de salud

A raíz de las modificaciones genéticas, es propenso a varias enfermedades, siendo las más comunes:

  • Sordera: sólo los ejemplares de color blanco llegan a desarrollar problemas de sordera a temprana edad, debido a la falta de células ciliadas en el tejido del sistema auditivo. Como consecuencia, hay un deterioro en las células auditivas de los cachorros.
  • Displasia de cadera: por su estructura física, es común que padezcan esta enfermedad degenerativa en las articulaciones. Se trata de un padecimiento que puede presentarse aunque el perro sea joven y se requiere cirugía para aliviar las molestias. Otra enfermedad asociada con las articulaciones es la artritis.
  • Cáncer: tristemente esta raza es una de las más propensas al cáncer en diversas partes del cuerpo, principalmente en piel, corazón, órganos reproductivos y sistema linfático.
  • Síndrome braquiocefálico: dada la estructura de su cabeza, el flujo del aire a través de su hocico y nariz es menor, por lo que el oxígeno tiene menor espacio para llegar a los pulmones. Signos comunes de este síndrome son los ronquidos excesivos, ruidos al respirar y la intolerancia a la actividad física.

Debido a lo anterior, es recomendable visitar periódicamente al veterinario para garantizar su óptima salud. Detectar de forma oportuna cualquier enfermedad, facilitará su tratamiento.

Héroes condecorados

Aunque los Bóxer son traviesos, son buenos guardianes y siempre están alerta. Esa fue la razón por la que se convirtieron en los primeros perros policías (aunque más tarde el Pastor alemán se volvió la raza oficial para ese trabajo).

Además, participaron en la Primera y Segunda Guerra Mundial como miembros activos del ejército alemán. Servían como mensajeros, perros de ataque, de guardia y de rescate. En 1943, un ejemplar llamado  Mathais recibió la Cruz de Hierro alemana, una importante condecoración militar de alto rango y obtuvo este mérito a la valentía por haber rescatado a 17 soldados heridos pertenecientes al partido nazi, siendo el único animal que recibió dicho reconocimiento.

Eternos cachorros

Los Bóxer son el claro ejemplo de que las apariencias engañan, ya que aunque tienen un aspecto rudo que podría intimidar a algunas personas, la realidad es completamente diferente, ya que son muy sociables y nada agresivos. El juego es parte importante para el desarrollo de esta raza, por lo que es recomendable que reciban entrenamiento para evitar problemas de conducta derivados de su gran dinamismo. No es recomendable que vivan en lugares que limiten su movimiento.

Al ser inteligentes, protectores y juguetones, son ideales para familias con niños pequeños. Es importante aclarar que su comportamiento los convierte en animales que requieren de ejercicio continuo para liberar su exceso de energía, por lo que no se sugieren para adultos mayores. Además, son tan amistosos y populares que entre las celebridades que han tenido esta raza como mascota destacan Kim Kardashian, Cameron Diaz,  Hugh Jackman, Lionel Messi y Justin Timberlake.

En resumen, esta raza canina alemana ha demostrado ser leal y sociable, por lo que es una excelente opción para aquellas personas que son activas o con familia. Eso sí, requiere un espacio amplio, mucho amor y paciencia por ser un perro enérgico.

Los otros dogos alemanes  (500 cce x raza)

Gran danés. De gran tamaño, temperamento afable y naturaleza amistosa, es considerado por la FCI el Apolo de todas las razas. Antes del s. XVIII, el término dogge aplicaba a los perros grandes y fuertes que no pertenecían a raza conocida. No es torpe al andar o de movimientos a pesar de su constitución fuerte y musculosa. No siempre fue el gigante amable de ahora, al igual que sus familiares, era un luchador y cazador agresivo, temido por su temperamento fuerte y talante combativo.

Rottweiler. Conocido como carnicero de Rottweil, estaba acostumbrado a pastorear ganado y tirar de carros con carne rumbo al mercado. Los criaban por su rendimiento y utilidad, lo que los hizo animales de gran fuerza y resistencia. También empleados como animales de protección al atarles bolsas de dinero en el cuello para evitar a los asaltantes, lo que siglos después derivó en su fama y utilidad como perros policía (s. XX). Durante las guerras mundiales desempeñaron un gran papel como mensajeros, rastreadores, de guardia y como ambulancia.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA