La adopción de un gato, una gran responsabilidad

Si estás pensando en llevar a casa un gato porque es lindo, hermoso e irresistible, debes considerar adoptar uno. Pero antes que nada, es importante sepas que la adopción es un compromiso de por vida y que se debe llevar a cabo de forma responsable.

Además de darle amor y hogar, se deben ofrecer todos los cuidados necesarios para otorgar bienestar a ese precioso ser vivo que, a partir de ese momento, va a depender totalmente de ti. Y para hacerte más consciente del proceso y tomes la decisión correcta, estas son algunas preguntas que debes hacerte antes de dar este gran paso.

 

¿Puedo brindar los cuidados que requiere un gato?

Para que un gato sea feliz, debes cubrir ciertas necesidades básicas, es decir, contar mínimo con lo siguiente:

Agua limpia y fresca. Debe estar disponible en todo momento, en un recipiente especialmente destinado para ello.

Alimento. A diferencia de un perro, para un felino se recomienda alimentarlo con comida seca (croquetas) y húmeda (enlatada o en sobres), de forma balanceada y de acuerdo con la etapa de vida; no es la misma la alimentación de gatitos que de ejemplares adultos.

Arenero. Debe ser un baño adecuado donde quepa completa y cómodamente para hacer sus necesidades; pero además es necesario que se encuentre siempre disponible y limpio (debes asearlo a diario), con un sustrato agradable.

Cama. Área necesaria para que pueda dormir y descansar de forma cómoda.

Sitio de seguridad. Es una zona en la cual podrá esconderse, si así lo desea, y no ser molestado.

Juego. Se refiere también a la interacción que tengas con él. Toma en cuenta que además de que es divertido, ayuda a mantener su salud física y mental.

Rascadero. Afilar es una actividad natural y necesaria en el gato, por lo que se le deben proveer de las superficies adecuadas para que pueda expresar este comportamiento. Hay personas a las que no les gusta esto y optan por la desungulación (procedimiento quirúrgico mediante el cual se retiran las uñas, pero extirpando además la última falange de sus dedos); sin embargo, es una cirugía cruel que incluso en varias ciudades ya es considerada ilegal por el dolor crónico al que se condena a los felinos.

Cuidados médico veterinarios. Son absolutamente necesarios para su bienestar e incluyen apartados específicos a la especie, como prueba de enfermedades retrovirales (leucemia viral felina y virus de inmunodeficiencia felina), esterilización, revisiones periódicas, así como medicina preventiva anual, lo que incluye vacunación y desparasitación.

Por tanto, asegúrate de estar preparado y tener todo lo anterior listo en casa antes de que llegue el nuevo integrante. No se vale, estando ya el minino en el hogar, comenzar apenas a buscar un arenero o hasta que se presente una emergencia indagar el teléfono de un Médico Veterinario de confianza.

 

 

¿Puedo cuidar un gato?

Para estar seguro que es buena idea adoptar un felino y no es sólo un impulso, debes responder varias cuestiones. Así que atención: si eres capaz de contestar a las siguientes preguntas de manera afirmativa, estarás un paso más cerca de adquirir un gato de forma responsable y al que podrás brindar una buena calidad de vida.

¿Puedo hacerme cargo económicamente del gato? Debes ser capaz de disponer de recursos económicos para solventar la manutención (lo arriba mencionado: alimento, arena, rascadores, juguetes, servicios médico veterinarios de rutina, entre otros), pero también debes contar con una partida extra que te permita asumir gastos inesperados, como los derivados de un accidente, o alguna enfermedad aguda e inesperada.

¿Tengo tiempo para dar amor y cuidados a mi gato? Checa tus horarios de trabajo y vida social, verificando que tengas disponibilidad de tiempo. Considera también otras actividades que requieran que te ausentes de casa, como viajes o vacaciones, para lo cual puedas necesitar de alguien confiable o contratar los servicios de un profesional para que cuide de tu gato mientras no estás.

¿Puedo tener un gato en casa? Esto quizá parezca obvio, mas no lo es: necesitas considerar, por ejemplo, si el espacio es propio o rentado, puesto que en algunos lugares en el contrato se encuentra especificado que no aceptan mascotas. Otro punto a considerar es si el lugar está adecuado para que el gato no pueda salir o no puedan acceder otros mininos callejeros con los que tenga contacto, pueda pelear, salir lastimado o adquirir enfermedades infecciosas.

Por otra parte, si hay más personas en casa, es muy importante que todos los integrantes de la familia estén de acuerdo con su llegada; si hay niños, se debe considerar que la convivencia debe realizarse siempre de forma supervisada, enseñándoles cómo acariciarlo sin molestarlo, además a tener contacto sólo cuando el felino lo permita y siempre de forma respetuosa.

¿Qué características busco en un gato? Hay gente que quiere tener uno juguetón, mientras otras prefieren uno que sea más cariñoso, o también serio o reservado. Cuando te acerques a alguna persona o asociación que tenga mininos en adopción, te pueden orientar sobre la gatonalidad de cada uno, de tal forma que sepas si alguno, más allá de la apariencia, tiene el carácter que estás buscando.

En cuanto a las características físicas, si te interesa algún color o raza en particular, investiga los cuidados que la deben acompañar. Por ejemplo, los gatos de pelo largo, como el Persa, requieren cepillado diario, en tanto que los gatos blancos, no deben tomar baños de sol prolongados.

 

 

Convivencia

Si en casa ya habita otro animal de compañía, ya sea de la misma especie o de otra, es necesario tomar en cuenta que tendrán que pasar por un periodo de adaptación. Este puede ser un proceso complicado, donde lo fundamental es no desesperarse.

¿Se llevará bien con otros miembros –no humanos- de la familia? Si ya tienes otras mascotas, enlista la especie a la que pertenecen, sus edades y estado de salud; lo más conveniente es que un Médico Veterinario te oriente sobre si es pertinente introducir un gato.

Si ya hay mascotas de otra especie: es necesario tener un plan para que todos se lleven bien, o de plano, que no tengan contacto. Por ejemplo, si tienes peces, aves o roedores, debes buscar la forma de que no se conviertan en la cena del minino; no olvides que es un depredador por naturaleza.

Si ya hay otros gatos: ten presente que esta especie en particular, tiende a ser muy territorial y no suele ver con buenos ojos la llegada de un extraño, por lo que la introducción debe realizarse de forma muy gradual y esto puede llevar semanas, a veces hasta meses, para que aumenten las posibilidades de que la relación al final sea exitosa y haya armonía familiar. Por ello es importante lo consultes con la persona que te dará en adopción al felino.

 

 

Adoptar un gato puede ser una experiencia maravillosa que te llene de felicidad y compañía, ¡hay miles de gatos esperando en los albergues por un buen hogar! Toma la decisión con calma y sé paciente durante el proceso, que puede ser tardado. Si estás listo para adoptarlo, debes llenar los formularios y cumplir con ciertos requisitos; esto es fundamental porque la protectora o asociación quiere lo mejor para él y busca un hogar excelente para cada minino.

Ahora que sabes lo que hay detrás de adoptar un gato, comprenderás por qué no se deben regalar mascotas (14 de febrero, cumpleaños, Navidad, Día de Reyes, u otros), porque aunque quieras mucho a esa persona, no puedes asumir que estará comprometida con toda la responsabilidad que implica hacerse cargo de un ser vivo.