Pez Ángel, el majestuoso del río Amazonas

Es uno de los peces más populares en la acuarofilia que pertenece a la especie de los cíclidos; es de agua dulce y fue descubierto, aproximadamente, en 1831. Se le podría confundir con el pez murciélago. Es muy bello, sociable y vive en cardúmenes numerosos, pero requiere suficiente espacio: un acuario de 200 litros para cinco ejemplares.

Origen: proviene de las aguas de la cuenca del río Amazonas (Perú, Colombia y Brasil). Su hábitat repleto de algas explica lo estilizado de su cuerpo, ya que favorece su rápido desplazamiento. La primera vez que se dio a conocer al mundo fue por un accidente: salió embarcado de Brasil con destino a Alemania.

Características físicas: el pez escalar (otra forma de llamarlo) es denominado “rey de los acuarios”. Puede vivir de cinco a ocho años en libertad y de tres a seis años en cautiverio; mide hasta 15 cm de longitud. Se caracteriza por su delgadez lateral, con aletas dorsales y anal muy largas y majestuosas.

No existe un dimorfismo sexual muy marcado, sólo características que en ocasiones no alcanzamos a percibir muy bien, por ejemplo: el vientre es más abultado en la hembra que en el macho, o que éste presenta una coloración más oscura de la línea alrededor de los ojos, además del tamaño.

Hábitat: vive en aguas cálidas, por eso es importante mantener la temperatura entre 25 a 30 °C, con un pH de 6 a 8 (casi neutro); la pecera debe ser bastante profunda, ya que le es muy placentero nadar en vertical. Se creía que era territorial, pero en general convive bien con diferentes especies, aunque hay que tener especial cuidado en introducir ejemplares muy pequeños, porque el pez ángel es omnívoro.

Alimentación: es muy flexible al respecto, ya que acepta el alimento tanto seco, como las hojuelas especiales para esta especie,  además de una gran variedad de formas y consistencias de los pellets, incluyendo alimento húmedo (tubix, pulga).  Es importante que se puedan mezclar para una mejor nutrición, además de que resaltan sus colores.

Reproducción: deben ser, preferentemente, de una talla más pequeña para estar pendientes de su alimentación y desarrollo para tener unos buenos reproductores.

A los seis meses se forman las parejas y a partir de los nueve o diez meses se puede iniciar la reproducción. Es indispensable que el acuario sea de unos 80 litros, con excelente calidad de agua, que tenga un filtro de esponja, además de una piedra o una laja en forma inclinada, así ellos podrán tomar la decisión de reproducirse.

Recomendaciones

– Es muy importante tener agua limpia en el acuario. Se debe cambiar el 20 % del agua cada semana para evitar enfermedades.

– Al adquirir un nuevo ejemplar, ponerlo en cuarentena para observar si no tiene alguna enfermedad contagiosa.

– No tener más ejemplares si no se tiene el suficiente espacio.

– No introducir nada que no esté desinfectado previa y correctamente. 

Es un pez que come las veces que se le dé. Es importante llevar un control para evitar constipaciones, que son a causa de la ingesta de demasiado alimento.