Dean Schneider, dejarlo todo para ayudar

Dean Schneider es el claro ejemplo de alguien que persigue sus sueños y deja atrás los lujos para poder ayudar y hacer del mundo un lugar mejor. Esta valiente hombre es el fundador de Hakuna Mipaka, una especie de club donde se dedican a cuidar  a animales que nacieron en cautiverio.
Originario de Suiza y con 26 años, dejó su puesto de planificador financiero; vendió todas sus posesiones para poder viajar a África y poder crear esta organización. Si bien se especializan en leones pero en Hakuna Mipaka también hay monos, cebras, hienas, serpientes y todo tipo de animales que viven juntos en armonía.
El nombre nació del idioma swahili, Hakuna Mipaka significa “sin límites” y va justo con su filosofía tanto de vida, como de este lugar. No existen límites a la hora de ayudar animales, y menos para abrirles tu corazón.
Este club tiene un programa de voluntariado, y las personas que deseen postularse, deben pagar una cuota de entrada según el tiempo que quieran quedarse, el beneficio es que los voluntarios adquieren es estar en contacto directo con los animales. Este dinero va directo a las necesidades que surjan en la organización, así como para el cuidado de las especies.
 
Desde niño Dean sintió una conexión muy especial con la naturaleza y participaba en todas las agrupaciones de ayuda animal. Lealtad, apreciación, hermandad, audacia y libertad son los cinco valores principales de Hakuna Mipaka que cada trabajador del club y voluntario debe tener para ser parte de la experiencia.

Definitivamente este tipo de historias dan ganas de dejar el trabajo, venderlo todo e ir a disfrutar la vida como y los sueños como él.