¿Por qué los peces forman grupos?

En océanos y mares los peces se congregan para formar grandes masas de movimiento llamadas cardúmenes, en donde millones de individuos se mueven coordinados en la misma dirección, realizando precisos y elegantes giros, nados y circunvalaciones. Esta curiosa manera de congregarse no sólo fascina a quienes la contemplan, sino tiene un por qué.

Lo hacen por dos motivos principales: para protegerse y para migrar, de esta forma les sirve para minimizar las posibilidades de que los encuentre un depredador en la inmensidad del océano. Hay que mencionar que al moverse así gastan menos energía, este ahorro de esfuerzo los hace necesitar menos alimento, favoreciendo su supervivencia.

Belleza en movimiento

El baile sincronizado de los cardúmenes es uno de los fenómenos de la naturaleza más asombrosos. Al observarlos notaremos que no se golpean ni chocan entre ellos, sino mantienen la distancia adecuada y no pierden el ritmo gracias a la información que obtienen de su entorno a través de un órgano sensorial llamado línea lateral, el cual recoge las vibraciones y turbulencias del agua.

No obstante, no es el único sentido que emplean porque también usan la vista: los peces tienen los ojos en los laterales de la cabeza, de forma que se miran constantemente mientras nadan para así coordinar sus movimientos.

Por otra parte, se pueden clasificar en tres grandes grupos; dependiendo de su forma y su anatomía podemos mencionar a los ciclóstomos, los condrictios y los osteíctios. Cada una de las características que poseen los hacen diferentes unos de otros.

Peces ciclóstomos (Cyclostomi): tienen un esqueleto simple, que corresponde a vertebrados primitivos. Los más conocidos son los petromizontidos y mixinoideos.

 

Petromizontidos: se caracterizan por tener un cuerpo anguiliforme y aunque tienen una boca inmóvil llegan a ser grandes depredadores, pues sus dientes son bastante afilados y tienen una estructura ventosa.

 

Mixinoideos: son largos y de forma cilíndrica, muy parecida al cuerpo de un gusano; se encuentran en las profundidades.

 

Peces condrictios (Chondrichthyes): se caracterizan por ser cartilaginosos, además de tener escamas afiladas muy parecidas a los dientes. Su falta de vejiga natatoria les proporciona la capacidad de flotar; como ejemplo tenemos a las rayas y los tiburones.

 

Peces osteíctios (Osteichthyes): cuentan con esqueletos total o parcialmente osificados. Tienen diferentes formas, algunos son asimétricos comprimidos y otros tienen forma de globo. Otra característica es que su boca se encuentra al frente del cuerpo, mientras los orificios nasales están a los lados y detrás de ellos se ubican los ojos.

Los peces son criaturas fascinantes dotadas de grandes características para formar asociaciones y equipos para su bienestar, ya sea en acuarios o en vida libre. Son los primeros animales vertebrados que surgieron a lo largo de la evolución; además, siempre han tenido un vínculo con el hombre, primero como alimento, después como animal de compañía y del que mucho puede aprenderse.