¿Cómo detectar si mi perro tiene dolor?

A diferencia de los humanos, los perros son incapaces de comunicarse de forma verbal, lo que les impide expresarnos textualmente cuando sienten dolor. Por lo tanto, como dueños de una mascota, es nuestra responsabilidad observar el comportamiento de nuestros caninos para así detectar si padecen de alguna molestia.

 

 

Signos y comportamientos que pueden indicar que un perro padece dolor:

Disminución de movilidad: resistencia a subir escaleras o a hacer ejercicio, dificultad para moverse, o incluso una disminución generalizada en niveles de actividad, pueden ser signos de dolor en un can.

Cojera o rigidez: perros con dolor pueden mostrar cojera o rigidez, y puede ser a consecuencia de lesiones, inflamación o incluso artritis.

Lamerse demasiado: es común que los animales se laman ocasionalmente para asearse. Sin embargo, si el nuestro se lame o muerde constantemente en un área específica del cuerpo (por ejemplo, en las patas) puede significar que existe algún tipo de incomodidad o dolor en esa zona.

Otros signos: quejidos, pérdida de apetito, tendencia a apartarse u ocultarse, gruñidos o agresión inusual.

 

 

¿Qué hacer ante la sospecha de dolor?

Si detectamos que nuestro perro presenta alguno de los signos descritos previamente, es posible que padezca algún tipo de dolor. En ese caso es importante llevarlo al Médico Veterinario para que él haga una revisión del estado de salud de nuestra mascota y evalúe cuál es el tratamiento y los cuidados necesarios.

Como ves, siempre será nuestra responsabilidad estar atentos al comportamiento de nuestros canes y llevarlos a consulta según sea necesario. De esta forma, podemos asegurarnos que nuestros animales de compañía tengan los cuidados necesarios, además disfruten de salud y bienestar.