Beneficios de las mascotas en casa

Los beneficios de tener una mascota son múltiples. Por ejemplo, de acuerdo con estudios recientes el compartir la vida con un animal de compañía impacta de manera positiva en el sistema inmunológico y en la disminución de la presentación de enfermedades cardiacas; emocionalmente disminuye la sensación de soledad y mejora la vida social; en el aspecto físico se observa que los dueños de mascotas tienen una vida más saludable, son más felices y tienden a estresarse menos. 

Tener un animal de compañía lleva a un aumento en la calidad de vida de las personas, pero es importante señalar que los beneficios que se tienen al adquirirla representan al mismo tiempo una gran responsabilidad, debido a que los animales tienen necesidades físicas y emocionales que deben ser cubiertas para disfrutar de todas las ventajas de tenerlos como compañeros de jornada.

La adquisición de un nuevo miembro de la familia es una decisión que debe ser consensuada y reflexionada por todos los miembros del hogar que lo recibirá, ya que es una compañía que estará a su lado durante muchos años. 

Beneficios de las mascotas en niños

Los pequeños pueden desarrollar una conexión muy estrecha con los animales, al grado de llegar a convertirse en los mejores amigos y protectores en la infancia. Además de ser compañeros de juego, representan la oportunidad de enseñarles a los chicos a ser más responsables, siempre y cuando sus padres o tutores, con una correcta guía y de acuerdo con su edad, los involucren en sus cuidados. Tener un ser vivo que dependa de la atención que ellos les den, los hará sentirse útiles y responsables.

Convivir con animales desde temprana edad, tiene beneficios en la salud, ya que contribuye a fortalecer el sistema inmune, reduciendo en cierta medida el riesgo de desarrollar alergias, así como algunas enfermedades respiratorias y digestivas.

Otra de las ventajas es que los niños y jóvenes se sienten aceptados como son, ya que su amigo animal no los juzga, las apariencias físicas o socioeconómicas no importan, mejorando la percepción de autoestima.

Puede decirse en general que un animal de compañía puede enseñar a expresar y cultivar emociones y sentimientos tales como el amor y la confianza. Debido a los beneficios de su contacto muchos psicólogos recomiendan su convivencia para mejorar ciertas habilidades personales y sociales.

Beneficios de las mascotas en personas con alguna discapacidad

Además de las muchas ventajas que implica el tener un amigo animal, existe una aportación muy importante que también puede realizar en el área de desarrollo de las personas con necesidades especiales, ya que existen terapias en las que se convierte en el recurso principal y el soporte para lograr la mejoría.

Hay que destacar que les permite mejorar sus habilidades de comunicación y empatía, así como la relación con el medio. Las personas con alguna discapacidad, tanto niños como adultos, se benefician al crear una relación donde se sienten valiosos e incluso les es más fácil lograr una amistad con un animal que con sus congéneres, promoviéndose además la confianza y la autoestima.

De hecho, durante las terapias se pueden obtener diferentes beneficios como los siguientes:

  • Reconocimiento de las emociones: al ir formando un vínculo con la mascota se pueden llegar a reconocer diferentes impresiones y sentimientos, situación muy importante en condiciones como el autismo, donde la percepción emocional no es clara.
  • Mejorar la motricidad: un ejemplo es la equinoterapia, donde el calor del cuerpo del caballo, sus movimientos rítmicos y las vibraciones generadas al montarlo mejoran la postura y las conexiones neuronales y musculares; además se alivia la hipotonía e hipertonía, dependiendo la condición del paciente.
  • Mejora la autonomía: las personas mejoran la confianza para realizar por ellas mismas algunas actividades.
  • Ayuda a la liberación de sustancias benéficas en el organismo: el simple contacto ayuda a liberar las hormonas de la felicidad, además de que la convivencia con mascotas proporciona una disminución en el estrés y la ansiedad, elementos muchas veces presentes en personas con necesidades especiales.

Hay que señalar que si el paciente no está acostumbrado a convivir con animales, el inicio de este tipo de terapias podría ser muy estresante, por ello es importante consultar con los especialistas de ambas áreas y junto con la familia determinar cuáles son las terapias más recomendadas para cada situación. Se debe proporcionar el apoyo y el tiempo necesarios para que la persona que recibirá la terapia pueda acostumbrarse y aprenda el manejo del animal para así obtener todos los beneficios esperados.

Dependiendo de la situación que se desea apoyar se debe elegir al animal correcto. Un ejemplo sería observar las características que tiene un perro guía de apoyo a personas con alteraciones visuales en cuanto a su tamaño, condición corporal, edad, entrenamiento, y las características de un animal de terapia que da soporte emocional a un niño que presenta una condición psicológica determinada.

Las condiciones en donde tienen más impacto son muy extensas, algunas de ellas son autismo, síndrome de Down, alteraciones neurológicas y musculares, depresión, apoyo emocional (al enfrentar diagnósticos de cáncer, por ejemplo), enfermedades terminales, apoyo emocional en asilos y hospitales, recuperación en eventos vasculares cerebrales, apoyo en condiciones de epilepsia o convulsiones secundarias, entre otros.

También pueden mejorar situaciones emocionales del crecimiento durante la infancia y la adolescencia, donde el contacto con animales contribuye a que las emociones y frustraciones propias de cada etapa (baja autoestima, timidez, miedos, entre otros) sean mejor tolerados.

Beneficios de las mascotas en adultos

Científicamente se ha demostrado que los animales de compañía aportan múltiples ventajas en todas las áreas, etapas y edades en el ser humano, y dentro de ellas la edad adulta representa una de las más importantes donde se siembra el ejemplo a seguir para las futuras generaciones y se fortalece el beneficio de este vínculo.

Se reconoce que acariciar a un perro, observar aves o contemplar peces en un acuario, ofrece un efecto relajante que tiene como efecto la regulación en la frecuencia cardiaca y, con ello, un menor riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Incluso estudios recientes proponen que el hablar con los animales de compañía es una práctica saludable, ya que ayuda a expresar emociones y sentimientos. Algunas otras ventajas que impactan en adultos son la mejoría en el estado de ánimo y en la adquisición de hábitos más saludables. Tener un animal contribuye a realizar más ejercicio; por ejemplo, en el caso de los perros, muchos propietarios los consideran compañeros ideales para salir a correr o andar en bicicleta.

En el aspecto social promueven vínculos que permiten conocer a nuevas personas y tener intereses en común. Pueden crear más estructura en el tiempo disponible contribuyendo a que la rutina diaria sea mejor aprovechada. Y eso no es todo, porque además colaboran de cierta forma con los padres de familia, en la educación y formación de buenos hábitos en los miembros más pequeños de la casa.

Beneficios de las mascotas en adultos mayores

Contar con un animal de compañía en el hogar de un adulto mayor, contribuye a disminuir en él estados depresivos ocasionados por sentimientos de soledad, debido a que su presencia y compañía estimulan el contacto físico y la comunicación.

Se menciona que dormir cerca de un amigo animal mejora la calidad del sueño porque proporciona una sensación de tranquilidad; además, las personas tienden a sentirse en general más seguras, protegidas y con la sensación de tener una compañía cercana.

Y eso no es todo, ya que pueden contribuir, en algunos casos, a tener una vida más activa, sobre todo si se trata de un perro, ya que se convierte en una razón para salir a la calle y pasear, evitando el sedentarismo o poca fuerza de voluntad para moverse. En estas situaciones se deben acatar las recomendaciones médicas que tenga la persona de la tercera edad, así como la recomendación del Médico Veterinario para la elección de las características de la mascota que lo acompañará.

En términos generales se reconoce que la convivencia con un animal de compañía aumenta la esperanza y calidad de vida de todos los miembros de la familia, además de ser el compañero ideal de niños y mayores. El camino estará lleno de alegrías, sorpresas y situaciones inesperadas, pero que la mayoría de las veces nos llenarán de amor y felicidad.