Lhasa Apso

El Apso es una de las tantas razas orientales que llegaron a Occidente en el siglo XX. Los primeros arribaron a Gran Bretaña en 1920 y poco después comenzaron a ser exhibidos. Cuando se vieron por primera vez fueron confundidos con otros perros de pelo largo orientales y todos fueron etiquetados como Lhasa Terriers. Más adelante se realizó una diferenciación, especialmente entre el Apso y el Terrier tibetano. El club especialista de la raza se formó en 1933.

 

Proviene del Tibet donde la vida y el clima son muy severos. Se supone que apareció hacia el año 800 a.C. Es un perro pequeño y fuerte que resiste estas condiciones. Su pelo largo, abundante y hermoso pelo actúa como aislante en el invierno; la caída de cabello sobre sus ojos lo protegen del viento, el polvo y el resplandor.

Su pelo tiende a crecer mucho por lo que debe tener un esmerado cuidado, ya que es posible que se formen nudos con la actividad del día, aunque se le cepille todos los días. Le lleva tiempo hacer amigos y su carácter tiende a parecerse al de los gatos (más independiente); son muy juguetones y glotones.

 

 

Características:

  • Otros nombres: Apso, Perro tibetano
  • Origen: Tíbet (China)
  • Estatura: machos hasta 25 cm; hembras ligeramente más pequeñas
  • Peso: 5-7 kg
  • Edad promedio: 14-15 años
  • Temperamento: alegre y seguro de sí mismo. Alerta y equilibrado aunque se muestra prudente hacia los extraños.
  • Pelaje: de la capa externa es largo, abundante, recto, de textura dura; no debe ser sedoso ni lanoso. Capa moderado de subpelo. Nunca debe impedir el movimiento.
  • Color: dorado, arena, miel, gris oscuro, gris pizarra, humo, multicolor, negro, blanco o pardo.
  • Mandíbula: el hocico debe medir menos de 4 cm y no debe verse cuadrado. En la mandíbula, los incisivos superiores cierran por detrás de los inferiores.  
  • Trufa/nariz: negra.
  • Ojos: de color oscuro y tamaño mediano, de forma ovalada. No deben ser grandes o saltones, ni pequeños y hundidos. No se debe el color blanco (esclerótica).
  • Cuerpo: cuerpo compacto, línea superior nivelada, lomo fuerte  y tórax con costillas marcadas hacia atrás.
  • Extremidades: miembros provistos de abundante pelo y rectos; pies como los de gato (compactos), cubiertos de pelo. Movimiento ligero y ágil.
  • Cola: de inserción alta llevada sobre la espalda, pero no en forma de “asa de olla”. Cubierta de fleco abundante.
  • Cabeza: debe estar cubierta de pelo largo que cae sobre los ojos, sin afectar la visión. Con barba y bigotes bien desarrollados. Cráneo estrecho, no debe ser aplanado, ni muy redondo.
  • Orejas: colgantes y cubiertas de abundante fleco.

 

Suele confundirse con estas razas:

 

Shih-Tzu. Originario del Tíbet, los criaban y arreglaban para que parecieran alfombras vivientes, siendo muy apreciados como perros de alerta. Siempre vivió entre la nobleza contándose en la casa del emperador por cientos. Su nombre significa “perro león”, pues se parecía a esa especie según el arte oriental tradicional. También fue apodado como “perro crisantemo”. Los europeos fueron quienes los llevaron fuera del amurallado país para darlo a conocer al mundo. Leal y cariñoso, no gusta relacionarse con otros canes; son activos.

 

Pekinés. Originario de China. Deriva de los míticos perros lanudos del Tíbet y hay grabados donde se ven perritos del tipo en el siglo VIII. Según una conocida leyenda, nació entre el gran amor de una mona y el rey león, lo que lo hace ser un animal pequeño, amoroso e inteligente como su madre, y valiente y orgulloso como su padre. Al ser parte de la familia imperial se debía mostrar frente a ellos gran protocolo; estaba prohibido fuera de Pekín. Fue uno de los tres perros que lograron sobrevivir al Titanic.

 

Bichón maltés. Surgió en el Mediterráneo central, asociado a la isla de Malta. En la tumba del rey Ramsés II se han encontrado estatuillas de piedra que se parecen a estos canes. Los primeros criadores buscaron un perro pequeño, semejante al tamaño de una ardilla; después se cruzaron con Poodle y Spaniel, dando la raza que conocemos hoy. Una de sus características es que solo puede ser blanco. También es un perro de alarma, pero afectuoso, muy dócil e inteligente con su familia; necesitan una buena socialización.