Dieta correcta es igual a chinchilla más saludable

MVZ Thalia Rojas Chimal.

Las chinchillas son animales con un sistema digestivo muy específico, delicado y rústico, por lo tanto, su dieta y nutrición debe ser igual de rústica y estricta. Como en todos los animales de compañía, se debe tener el mayor cuidado para emular lo más posible la dieta que llevan en vida libre. Para ello hay que tener en cuenta que son originarias de Sudamérica, de la cordillera de los Andes, donde el clima es frío y la vegetación  consta de arbustos secos y espinosos, henos, pajas y rastrojos.

 

 

Fibra

De forma natural, las chinchillas están totalmente acostumbradas a llevar una dieta rica en fibra e ingredientes secos. Por tanto, su sistema digestivo no está diseñado para asimilar ni digerir alimentos que sean ricos en grasa o azúcares, como a veces se cree.

La fibra debe de cubrir alrededor de un 80 a un 90 % de la dieta diaria de una chinchilla como animal de compañía. En los casos de ejemplares juveniles o muy pequeños, se puede ofrecer alimento pelletizado balanceado en un porcentaje del 10 %.

 

Una dieta balanceada

Ésta se verá reflejada en un pelaje brillante y tupido, sin pérdida ni caída excesiva, ni zonas alopécicas (calvas). Si la dieta es la adecuada (alto contenido de fibra), los dientes de las chinchillas no van a tener problemas de sobrecrecimiento ni maloclusión, lo que alargará su promedio de vida.

Además, ofrecer una adecuada nutrición podrá evitar problemas digestivos, ya que aquellos animales que consumen alto contenido en grasa o azúcares (semillas y frutas), más adelante presentarán diarreas crónicas o intermitentes, deshidratación y cólicos, que de no ser tratados en tiempo y adecuadamente, podrían causarles la muerte.

 

 

¿Se les pueden dar premios?

La dieta puede estar compuesta por premios en un porcentaje muy pequeño (5 %), y deben darse muy de vez en cuando, es decir, aproximadamente cada dos semanas en el caso de animales adultos, y una sola vez por semana en animales juveniles.

Los premios pueden ser frutas deshidratadas como arándanos o dátiles y no deben de pasar de dos trocitos por ocasión. Pero si se les ofrecen sin límite, el riesgo de obesidad es inminente. La obesidad, como ocurre en cualquier otro animal, causa problemas graves de salud, entre ellos hígado graso o pododermatitis.

 

 

Casos especiales

Si una chinchilla se encuentra convaleciente o tiene una baja condición corporal, se puede modificar la dieta y ofrecer pellets en un porcentaje más elevado. Pero si sufre de obesidad, el pellet se puede eliminar de la alimentación diaria.

Un caso muy común de modificación de la dieta de las chinchillas son los problemas dentales (aunque coman heno), así que en ocasiones se requerirá proporcionarles un heno especial con altos niveles de fibra para que puedan desgastar sus dientes con mayor facilidad

 

Todos los casos mencionados, así como los cambios en la dieta y nutrición de las chinchillas deben ser previamente recomendados por un Médico Veterinario experto en esta especie y con monitoreo constante, ya que para cada situación aplican recomendaciones específicas.