Riesgos de la dieta natural en México

Una dieta natural es una excelente opción para alimentar hurones cuando se hace de forma balanceada y segura. Sin embargo, en México es muy importante considerar otros factores de los cuales poco se habla.

 

  1. Clembuterol: a pesar de que su uso se encuentra prohibido en nuestro país, el diario El Financiero (marzo 2018) y la revista Proceso (abril 2018), expusieron que su manejo sigue existiendo y su consumo puede desarrollar efectos secundarios como intoxicación, taquicardia, ansiedad, signos nerviosos y respiratorios.

Aunque es obligación de los rastros determinar su presencia antes de autorizar la comercialización de canales, se sabe de deportistas descalificados y consumidores intoxicados por el consumo de esta sustancia a través de carne contaminada. En 2014, el Comité Nacional Antidopaje reconoció que “México tiene un serio problema de salud pública por contaminación de alimentos, específicamente en la carne de res por clembuterol”.

  1. Salmonella spp.: según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, los huevos son uno de los alimentos más nutritivos y económicos, pero productos preparados con huevo fresco crudo o poco cocido, podrían hacernos enfermar. Salmonella spp., es una bacteria que puede transmitirse del hurón al humano y viceversa.

 

 

El riesgo se incrementa en huevos sin refrigerar, sucios o rotos. Adultos mayores, bebés, personas con sistema inmune debilitado o con diabetes, pueden contraer una enfermedad más grave o incluso mortal.

  1. Campylobacter, Salmonella y Clostridium perfringens: son algunas de las bacterias que a menudo pueden contaminar el pollo poco cocido o crudo, sobre todo si no se encuentra refrigerado o congelado, según información del CDC.
  2. Triquinelosis: de acuerdo con el Departamento de Microbiología y Parasitología de la UNAM (marzo 2018), la triquinelosis es una parasitosis zoonótica causada por Trichinella spp., que se adquiere a través de la ingesta de carne cruda o mal cocida con larvas vivas en células musculares. Se identificaron más de 100 especies de mamíferos, aves y reptiles como hospederos definitivos de este parásito. En la triquinelosis humana (según ese estudio), algunos animales involucrados  fueron cerdos, caballos, perros, gatos y roedores.
  3. Leptospirosis: enfermedad producida por Leptospira spp., presente en roedores, bovinos, cerdos, ovejas y perros, según lo reporta The Center of Food Security & Public Health de EU. Se puede transmitir directamente entre los huéspedes o el medio ambiente, se excreta por la orina y puede permanecer viable con humedad; se inactiva a 121 ºC. Las infecciones en humanos varían de asintomáticas a graves. Puede transmitirse del roedor al hurón y de éste al humano.

 

 

México es un país donde la necesidad alimentaria de la población ha llegado a sobrepasar la posible vigilancia de las autoridades, permitiendo exponerse a riesgos aquí descritos. Tener un hurón es un compromiso que te llenará de felicidad de cinco a ocho años con un correcto cuidado y cariño.