¿Por qué se le eriza el pelo a mi perro?

El lenguaje canino

Los perros sí tienen su propio lenguaje (heredado de su antepasado el lobo) que les permite entenderse entre sí; y resulta de gran importancia que hagamos lo posible por comprenderlo, ya que esta especie utiliza ese lenguaje para establecer relaciones y que no existan luchas encarnizadas y sin razón.

Pero esta forma de comunicación incluye posturas y vocalizaciones agonísticas que también les sirven para comunicarse con nosotros, así que tendremos que hacer lo posible para conocerla; de otra manera nos llevará a situaciones de equívoco en las que probablemente inhibiremos este lenguaje en nuestro can, lo que le llevará a adoptar posturas ambivalentes y a nosotros como dueños a frases como “me ha mordido sin motivo” o “mi perro es agresivo”.

 

 

¿Qué le pasa?

Una de estas expresiones y de la cual hablaremos, es cuando presenta el pelo erizado. Seguramente en alguna ocasión habremos observado cómo se le eriza el pelo a un can, generalmente en la zona cercana al cuello, y nos habremos preguntado el por qué. Pues bien, esta respuesta corporal se produce por una segregación de adrenalina, una hormona que se segrega en momentos de miedo, estrés, excitación o tensión.

Para saber la razón por la que a un perro se le eriza el pelo debemos observar todo su lenguaje corporal, en especial la posición de la cola y las orejas, además de percibir en qué momento o bajo qué situación se provoca dicha respuesta.

 

 

Agresión. En algunas ocasiones cuando un can se dispone a atacar por alguna razón, el pelo erizado puede ser una advertencia antes del ataque. Para ello debemos observar la conducta de nuestra mascota, si incluye gruñidos o ladridos, cola tensa, orejas hacia adelante o enseña los dientes, que son señales muy probables que se genere una agresión.

Miedo. El pelo de esta especie se eriza ante esta situación, y lo que el animal busca es de alguna manera lograr verse más grande ante el oponente que le genera miedo. Para saber si se debe a este motivo, nuevamente debemos observar las expresiones corporales de nuestro perro, en donde sus orejas estarán bajas o hacia atrás y su cola baja o metida entre las patas.

Situaciones positivas. Puede ser un momento de excitación o emoción en donde de igual manera se segrega adrenalina, ocasionando el lomo erizado; si esto va acompañado de felicidad, movimiento de la cola, saltos o simplemente ninguna de las posturas mencionadas en el miedo y agresión, seguramente la causa es porque quiere jugar o se encuentra muy emocionado al vernos.

 

No resulta complicado entender a nuestros animales de compañía, como ves,en gran parte la clave está en observarlos para entender su comportamiento: ellos siempre nos dicen y advierten de situaciones utilizando su propio lenguaje.