Las razas más difíciles de entrenar

 

Hay razas que, debido a la selección artificial y trabajo destinado, no era necesario que  aprendieran o siguieran órdenes, como los perros de caza en jauría o los que eran pequeños, falderos y sólo eran de compañía, muy consentidos por su responsable y la servidumbre en casa.

 

Cabe mencionar que en este listado no solamente encontraremos canes con un nivel de inteligencia “baja”, por así decirlo, sino también aquellos que son inteligentes (pero que sencillamente deciden no obedecer).

 

Perros más difíciles de entrenar

Esta es una lista elaborada siguiendo el ranking de inteligencia de la especie establecido por el Dr. Stanley Coren, autor del libro La fabulosa inteligencia de los perrosSegún este autor, los siguientes ejemplares necesitan entre 30 y 40 repeticiones para el primer entendimiento de una nueva orden, lo cual hace que la respuesta por parte de estas razas sea lenta y desigual. Y hablando en porcentaje, menos del 25 % suele hacer caso en la primera orden.

 

  •  Afgano. Aunque no es una raza con un temperamento dominante, es muy sensible a cualquier tipo de corrección, por lo que en general responde a un “no” simplemente ignorando. No se le debe pasear sin correa, ya que es increíblemente rápido y puede desaparecer fuera de la vista en cuestión de segundos. Puede ser muy terco y difícil de educar, además de que aprende con lentitud.

 

  • Basenji. Este perro es único porque digamos que no ladra, sino que emite unos aullidos prolongados muy agudos; esto es debido a la estructura de sus cuerdas vocales, las cuales son similares a las del lobo o las del dingo. Es un perro travieso, intranquilo, testarudo y muy independiente, tanto así que se puede mostrar desobediente de forma deliberada.

 

  • Basset Hound. Se trata de una raza muy obstinada y una vez que se concentra en algo, puede llegar a ser difícil atraer su atención, sobre todo si ha captado un olor que le interese. Es importante proporcionarle ejercicio diario, ya que tiene tendencia a la obesidad, pero con salir a caminar será suficiente.

 

  • Beagle. Es un perro de cacería que necesita una gran cantidad de ejercicio físico y mental, así como un líder que ponga límites y le proporcione una educación firme, amorosa y constante. Si esto no se cumple, puede desarrollar conductas no agradables a sus responsables como nerviosismo, destrucción, hacer hoyos en el jardín, ladrar en exceso, en fin. Se le debe de educar desde muy pequeño con mucha paciencia, ya que es terco y obstinado. Le gusta olfatear y seguir, por lo que llevarlo a clases de búsqueda puede hacerle mucho bien. Se debe sacar a pasear con correa, ya que si encuentra alguna pista que le interese irá tras ella y se hará de “oídos sordos” al llamado.

 

  •  Bloodhound. Al ser un animal de búsqueda puede seguir un rastro durante horas, por ello se recomienda que siempre que salga a pasear sea con collar y correa, ya que si encuentra un olor que le atraiga, será difícil de detener. No es aconsejable regañarlo de forma brusca.

 

  • Borzoi. Al ser un ejemplar oriundo de Rusia, tiene una tolerancia muy baja al calor excesivo,  por lo que es importante evitar las horas de sol intenso durante el verano. Siendo de cacería es muy independiente, también es un gigante amable con las personas.

 

  • Bulldog. Es obstinado y persistente, tarda en reaccionar a las órdenes, además le gusta estar en el interior y cerca de la familia; es muy apegado, por lo tanto no apto para personas que salen mucho y no lo pueden llevar a todas partes, no tolera estar mucho tiempo solo. De cachorro puede ser muy activo y destructor.

 

  • Chow Chow. Los orígenes de esta raza son muy controvertidos, al parecer en China eran criados para comerse, lo que hace que sean perros independientes y un tanto dominantes. No se recomiendan para personas primerizas.

 

  •  Pequinés. Como es una raza que incluso tenía esclavos propios para consentirla las 24 horas siete días a la semana, tiende a ser muy demandante y dominante, siendo terco y obstinado, pero a la vez le encantan las caricias y los mimos: si hace un lazo afectivo, puede ser realmente cariñoso. Pero puede ser difícil de educar, ya que es muy voluntarioso y necesita un responsable que sepa poner límites.

 

  • Shih Tzu. Es un can muy inteligente, pero puede llegar a ser un poco terco, por lo que su educación necesita ser paciente y constante; esto, sumado a su tendencia a ser dominante, hará necesaria la presencia de un dueño que sea un buen líder. Tiende a ser muy ladrador, por lo que sirve como perro guardián de alarma. Debe tenerse cuidado cuando tome agua, pues se le puede bloquear la nariz, debido a su anatomía.   

 

No olvides que al elegir un animal de compañía de estas razas o aquel que se note sea cruza de ellas, hay que tomar en cuenta que puede requerir, además de mucho ejercicio, mucha paciencia al educarlo, ¡pero sin duda lo valen!