Tips para mantenerlo hidratado

El agua es fundamental para el desarrollo adecuado de todo organismo, por ello es esencial que nuestros perros estén bien hidratados para que tengan una buena digestión, riñones saludables y buena segregación de saliva.

 

Recomendaciones para que tu can beba el agua que su cuerpo necesita:

  • No debería ser un problema. En teoría los perros no suelen tener problemas para beber agua cuando tienen sed, siempre y cuando la tengan a libre acceso. Si notas que tu amigo peludo no tiene deseo de beber, aunque tenga el agua cerca, es momento de consultar a tu veterinario y evitar la deshidratación.

  • No olvides que el aseo es importante. Procura mantener limpios los trastes en los que le ofreces agua. Si están sucios o el agua no está fresca pueden ser razones por las que opte por no beber, esto debido a que el líquido no sabe bien.
  • Varias opciones de libre acceso. Dependiendo del espacio en casa y sobre todo del que le brindes a tu amigo canino, deja recipientes en lugares estratégicos para que pueda beber cada vez que sienta necesidad.
  • ¿Qué tal una fuente para mascotas? Estos aditamentos harán que beber agua sea toda una aventura. Como el líquido está en constante movimiento y se mantiene fresco, llama su atención para que se acerque a beber.

  • Una experiencia divertida. Si no deseas comprar una fuente, puedes hacer varias dinámicas para que este momento sea más ameno. Como sacudir el plato con el agua o si hace mucho calor, poner dentro algunos cubitos de hielo para que se enfríe y tu can esté en contacto con diferentes texturas y temperaturas, incluso hay perros que disfrutan que les agua del chorrito de una botella.

  • ¿Y si está enfermo? En ocasiones puedes enfrentarte a esta situación y por esa razón tu perro no quiere beber agua. Para esto existen varios trucos que puedes emplear para que sea más sencillo mantenerlo hidratado. Desde agregarle una cucharadita de azúcar para que le apetezca probarla, hasta darle un hielo para que lo lama; toma muy en cuenta que estos consejos no pueden utilizarse siempre, sobre todo el azúcar, porque si se lo das de forma continua, a la larga puede provocarle otro tipo de problemas.

  • No quiere beber. Si repentinamente tu compañero peludo dejó de tomar agua, sumado a otros factores como perder el interés en el juego y tener un semblante triste, es importante no lo pases por alto y mejor lo lleves de inmediato al veterinario, porque pueden ser signos de alguna enfermedad grave.

 

Todos estos consejos pueden ser de gran utilidad para que tu perro beba más agua y se mantenga hidratado, pero de nueva cuenta: si notas que no quiere beber, no le insistas para no fastidiarlo, mejor acude con tu Médico Veterinario para que lo revise y prescriba el tratamiento adecuado.

 

 

Consejos extra:

  • No dejes su recipiente bajo los rayos del sol, ya que el agua se calentará y será menos agradable beberla.
  • Evita que tu perro beba agua del retrete, porque el líquido ahí depositado contiene bacterias que pueden ser muy dañinas para él.
  • Recuerda que los recipientes más recomendables son los elaborados con cerámica o metal para evitar infecciones y bacterias.