¿Mi perro tiene caspa?

La caspa, o seborrea, se refiere a la descamación de la piel, la cual ocurre porque existe un defecto en la queratinización de esta estructura. Se puede clasificar de dos maneras, según su origen y también por su tipo.

 

Tipos de seborrea:

  • Seborrea oleosa: está acompañada de grasa y las escamas se agrupan de manera parecida a hojuelas; un signo frecuente de este tipo es, paradójicamente, la sequedad de la piel.
  • Seborrea seca: se caracteriza principalmente porque la descamación es muy fina, a manera de copos o talco.
  • Dermatitis seborreica: ocurre cuando los cambios seborreicos están acompañados de lesiones que indican inflamación o infección.

 

Clasificación de acuerdo con su origen

Seborrea de tipo primario: nos referimos a un trastorno de tipo hereditario que por lo regular se presenta en pacientes jóvenes (antes de los dos años de edad) y su curso suele ser progresivo. Las mascotas afectadas suelen presentar abundante descamación, pelo opaco, e incluso se puede llegar a observar la presencia de costras; los cojinetes pueden estar engrosados y las uñas quebradizas.

El prurito o comezón es variable; dependerá de la severidad del problema e incluso si existen complicaciones con algún agente infeccioso (bacterias, hongos o ectoparásitos).

En los gatos suele ser una enfermedad de carácter hereditario. A diferencia de los perros, en esta especie se puede presentar a edad temprana, donde los ejemplares afectados de forma severa pueden manifestar signos desde los dos o tres días de nacidos. Los gatitos aparecen con el pelo encrespado, grasoso y sucio, como si su madre no los aseara.

Trastornos más comunes que pueden generar esta condición:

  • Dermatitis facial idiopática
  • Síndrome del comedón del Schnauzer miniatura
  • Adenitis sebácea
  • Dermatosis responsiva a la vitamina A
  • Dermatosis responsiva al zinc
  • Ictiosis
  • Displasia epidérmica del West Highland White Terrier

Tratamiento: en este caso debe ser permanente y dependerá del origen; por lo general consiste en aplicar un champú medicado. Es de suma importancia mencionar que es necesario acudir con un Médico Veterinario, ya que él podrá establecer los protocolos, el tiempo y la frecuencia con que se darán dichos baños, y sabrá identificar complicaciones secundarias con algún otro tipo de agente y brindar el tratamiento indicado, en caso de que así se requiera.

 

Seborrea de tipo secundario: se refiere a la ocasionada por agentes externos, y no por herencia o por defectos congénitos. Dichos agentes se pueden clasificar de la siguiente manera:

Físicos:

  • Traumatismo
  • Luz solar
  • Quemaduras

Químicos:

  • Productos para limpieza del hogar
  • Productos para la limpieza corporal
  • Medicamentos

Biológicos:

  • Bacterias
  • Levaduras
  • Dermatofitos (hongos)
  • Ectoparásitos

Otras causas que no tienen una clasificación, pero que se pueden presentar

  • Deficiencias nutricionales por una dieta mal balanceada o de mala calidad
  • Enfermedades debilitantes o crónicas.
  • Cambios en el metabolismo, como las enfermedades hormonales que inducen cambios (hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo).
  • Tumores ováricos o testiculares.
  • Tumores en la piel.
  • Algunas enfermedades inmunomediadas o autoinmunes (que se originan del aparato inmune o de defensa).

 

 

Es de suma importancia que el propietario de la mascota que llegue a presentar uno o más de los padecimientos o enfermedades que se mencionan en este artículo (o que sospeche de que presente alguno), tenga muy claro que las enfermedades de tipo dermatológico deben de ser tratadas por un especialista, ya que se pueden presentar complicaciones si no son atendidas o si se les trata de manera incorrecta.

Por ningún motivo se debe de medicar al paciente por cuenta propia, ni mucho menos echar mano de remedios caseros, ya que sólo podrían complicar el cuadro. Finalmente, también se recomienda tener mucha paciencia y no suspender el tratamiento, sobre todo porque estas enfermedades son de curso largo y lento.