Místico, mágico y ancestral, el Xoloitzcuintle

El Xoloitzcuintle o Xoloescuincle es orgullosamente mexicano, pues ha estado presente en nuestro país desde hace siglos, como lo demuestran algunas estatuillas y vestigios de origen mexica encontrados, que lo representan como un fiel compañero. Su característica más importante es su falta de pelo, pero su adorable comportamiento y origen ancestral lo han hecho una estrella.

Es un antiguo perro primitivo, moldeado por la evolución. Su origen es muy antiguo. Su carne era considerada un manjar en el México prehispánico, que los indígenas comían en ceremonias especiales como un ritual, y fue considerado el representante del Dios Xolotl, de donde proviene su nombre. Su misión era guiar el alma de los muertos hacia su destino eterno, por lo tanto, llegó a ser escaso, a tal grado que estuvo a punto de la extinción. La Federación Canófila Mexicana rescató a esta raza y utiliza un Xolo en su logotipo desde 1940.

El gen que produce la ausencia de pelo es dominante. Sin embargo algunos cachorros nacen con pelo. La cruza entre dos perros sin pelo, producirá algunos cachorros con pelo. Se ha comprobado que este cruzamiento mantiene y mejora la calidad de la raza. Para proveer diversidad genética, el Xolo con pelo, con excelente tipo, conformación, pelaje y colores aceptados, puedes ser usados con propósitos de crianza, mezclado con otro sin pelo. La cruza entre Xolos con pelo no está permitida.

 

Otros nombres: Xoloitzcuintli, Xolo, Itzcuintle, Perro sin pelo mexicano, Mexikanischer Nackthund, Mexican Hairless Dog

Origen: México

Estatura: tamaño estándar de 46 a 60 cm; intermedio de 36 a 45 cm; toy o miniatura de 25 a 35 cm.

Peso: proporcional al tamaño, nunca gordos u obesos

Edad promedio: 12-15 años

Temperamento: es un perro silencioso y tranquilo, alegre, alerta y listo, desconfiado con los extraños, buen guardián y excelente compañero. Nunca agresivo.

 

Pelaje

Variedad sin pelo: se pueden presentar algunos pelos hirsutos, cortos y densos de cualquier color en frente y nunca, nunca deben exceder los 2.5 cm. Debido a la ausencia de pelo, la piel adquiere gran importancia; es lisa, sensible al tacto y se siente más caliente, sin embargo, la temperatura corporal es igual a la de otros perros. La piel requiere cuidados, por carecer de protección y estar expuesta al sol y a las inclemencias del tiempo. No se penalizan las cicatrices accidentales.

Variedad con pelo: el pelo debe ser corto, plano, liso y sin subcapa en todos el cuerpo. La piel es suave y debe estar completamente cubierta con pelo.

Cuidados de la piel

El Xolo no cuenta con pelo que otros perros tienen para protegerse del sol y las inclemencias del clima. Más bien se caracteriza por la ausencia de aquel, aunque hay ejemplares que presentan un manto corto y otros con grueso pelo en cabeza, cola y patas, sin embargo, la mayoría andan por la vida sin la protección de un pelaje, por lo que cuidar su piel es muy importante.

El tono oscuro de su dermis (significa la presencia de melatonina) los protege del sol, aunque en las variedades bermeja y mariposa sí se requiere de protector solar de origen vegetal. Para mantenerla tersa y sana se les debe bañar al menos una o dos veces al mes, con jabón neutro e hipoalergénico, así como estropajo que elimine impurezas y suciedad de sus poros (si hay espinillas nunca deben exprimirse). Aplicar alguna crema hidratante con vitamina E es recomendable.

 

Color

Variedad sin y con pelo: se prefieren los colores uniformes sólidos y oscuros, varía del negro, gris rojizo, hígado, bronce o rubio, y puede haber manchas en el cuerpo.

Mandíbula: los incisivos deben cerrar perfectamente en mordida de tijera. En la variedad sin pelo puede haber ausencia de algunos incisivos, caninos, premolares y molares, así como dientes rotados, ya que no tienen raíces profundas y la ausencia de pelo está ligada a la ausencia de piezas dentales. Mejillas desarrolladas. Labios apretados.

Trufa (nariz): oscura en perros oscuros; café o rosada en perros color bronce o manchada si el perro tiene manchas.

Ojos: de tamaño mediano, de forma almendrada con expresión alerta. El color varía de acuerdo al color de la piel, pueden ser negros, pardos, castaños, ámbar o amarillo. Se prefieren lo más oscuro y ambos del mismo color. Párpados pigmentados de acuerdo al color del perro.

 

Otras características:

Cuerpo: cuello ligeramente arqueado, largo, delgado, bien musculado, con piel firme, sin papada. Los cachorros presentan arrugas que desaparecen con la edad. Cuerpo fuertemente constituido, línea superior recta y nivelada. Dorso corto y fuerte. Grupa (cadera) ligeramente convexa. Pecho largo y profundo, costillas bien arqueadas. Vientre bien marcado, con abdomen musculoso y recogido.

Extremidades: miembros fuertes y musculados, rectos y paralelos, nunca juntos. Corvejones de vaca (juntos, no paralelos) no son deseables. Pies de longitud media, dedos arqueados y juntos, pueden tener pelos cortos y gruesos en la variedad sin pelo. Uñas de color según el ejemplar. Almohadillas fuertes y resistentes a todo terreno. Membranas interdigitales desarrolladas.

Cola: larga y fina con algunos pelos hirsutos, adelgazándose de la base hacia la punta. Completamente cubierta de pelo en la variedad con pelo. En movimiento es llevada en forma curva, sin tocar el dorso. En reposo cuelga, terminando en curva.

Cabeza: ancho y fuerte, en forma de cuña. Desde la parte superior es ancho, adelgazándose hacia el hocico, con la cresta occipital marcada. 

Hocico: es recto, con maxilar y mandíbulas cuadradas y fuertes. Lengua rosada aunque puede tener marcas negras, lunares o rayas. Lengua colgante o fuera de la boca no está aceptado.

Orejas: largas, grandes, expresivas, elegantes y de textura suave; similares a las de un murciélago. Siempre erectas, ambas en la misma posición en alerta. Las caídas o recortadas no son permitidas.

 

Otros peludos parecidos:

Crestado chino, perro pequeño que pesa entre 5 y 7 kg, que presenta dos variedades: una con pelo (powderpuff) y otra sin pelo (hairless). Esto significa que en su variante sin pelo, su piel es suave y presenta mechones de pelo en las patas, cabeza y cola. Es un perro agradable, sensible y alegre; es muy juguetón y ágil, aunque puede ser un poco terco. Es inteligente y fácil de entrenar, además de un buen animal de compañía.

Perro sin pelo del Perú, se criaba en sus orígenes como alimento, con el tiempo pasó a ser la mascota favorita de la nobleza. Presenta tres variedades: pequeño, mediano y grande, pudiendo pesar, dependiendo de la variedad, entre 4 y 25 kg. Es extrovertido, entusiasta, afectuoso, vivaz, juguetón y a veces un poco nervioso. Es muy inteligente y obediente, por lo que resulta fácil de adiestrar. A pesar de ser un buen perro de compañía también es un excelente guardián.

 

Xolos en Europa

La cultura milenaria y rica que llena nuestro México ha trascendido todas las fronteras, no solamente en los libros y  las exposiciones de los museos, sino también una pequeña pieza de nuestra cultura viva es favorita en todo el mundo. Basta ver que el querido Xoloitzcuintle vive en países como Suecia y Rusia, en donde se registran entre 25 y 700 perros al año; ellos han demostrado su interés en esta raza y su población crece día a día.  

Aunque forma parte nuestra riqueza histórica y su presencia en el extranjero es relevante, no sólo desde el punto de vista canino sino cultural, su protección y reconocimiento han sido complicados debido a nuestras leyes. Algunos criadores se han esforzado por mostrarlo como un elemento importante y se ha buscado su reconocimiento como Patrimonio Cultural, título que Perú ya le ha dado: esta nación sudamericana ya se adelantó y lo protege legalmente como parte de su identidad.

El Xolo es originario de estados como Jalisco y Colima, y sin duda hay pruebas que migró al sur del continente en compañía de sus amos, así que reconocer su importancia cultural e histórica es una misión por cumplir.

 

Misticismo y tradición

Ha estado presente en América desde hace mucho tiempo; se considera que su raza se ha conservado muy similar a la original, pues el hombre ha intervenido poco o nada en su crianza, por lo que es muy particular. Los pueblos prehispánicos lo consideraban un animal sagrado, regalo del dios Xólotl, hermano de Quetzalcóatl, quien de una astilla del hueso de la vida, creó a este perro para proteger a los humanos y guiarlos en su viaje después de la muerte, por lo que su presencia entre los pueblos era muy apreciada y querida.

Era quien llevaba a las almas a través del Mictlán, y si presentaba manchas significaba que había guiado muertos anteriormente. Además, se consideraba que alejaba a los malos espíritus y protegía de enfermedades. Tristemente la presencia de los españoles estuvo a punto de exterminarlo, pues lo consideraban un delicioso manjar, además de que trataron de eliminar las creencias religiosas en torno a él.

 

El club de los Xolos

Cerca del año 1950, la condesa Lascelles de Premio Real viajó a la cuenca de Guerrero con la idea de encontrar ejemplares de esta raza, cuidarlos, darlos a conocer y quererlos; con ella se encontró Ángel Retana y más tarde fundaron el primer club de fans del Xoloitzcuintle.

En compañía de otros conocedores han buscado hacerle un espacio entre criadores, canófilos y público en general, tanto que se han esforzado por reconocerlo como Patrimonio Cultural.  El club Amigos del Xoloitzcuincle sin Fronteras se reúne periódicamente para pasear a sus perros y exhibirlos en un parque del sur de la Ciudad de México.

 

 

Xolos, equipo de fútbol

Los Xolos son forman una liga del norte del país que ha ganado afición y partidos, pero su nombre lo ganaron de un perro Hermoso. Se dice que la familia Hank Rohn recibió de Diego Rivera el primer ejemplar del Xoloitzcuintle, que por entonces no era tan común, así que desde entonces crió a la raza y la han llevado a exhibiciones alrededor del mundo. Pero hubo en particular uno que le robó el corazón a toda la familia: Hermoso se llamaba, un Xolo bermejo que ganó premios por sus características. Por eso es que los Xolos, son Xolos.

 

Los Xolos de Frida

Tanto Frida Kahlo como Diego Rivera eran admiradores de la cultura mexicana y de sus especies animales, tanto que llegaron a poseer desde aves hasta venados. Pero el Xolo se convirtió en su fiel compañía diaria, por lo que existen muchas fotografías en las que podemos ver a Frida acompañada de sus fieles mascotas, por ejemplo, ejemplares del Xoloitzcuintle. Pero su admiración y cariño no se limitaban a su compañía, pues aparecieron en varias de sus obras y algunos murales de Rivera. Sin duda la pareja de artistas supo apreciar toda la riqueza de nuestra cultura y nunca dejaron de lado ni al menos peludo de sus ejemplares.

 

Dante en Coco

Y aunque los xolos ya eran famosos por sí solos, recientemente Disney les hizo el favor de darlos a conocer en todo el mundo al integrarlos en su película animada en la que incluyeron muchos aspectos de la cultura mexicana. Coco es un filme de 2017 que representa la tradición de Día de Muertos en nuestro país, pero el personaje más tierno y divertido es precisamente un ejemplar del xolo mexicano llamado Dante que además resulta ser un compañero muy importante del pequeño protagonista, como cualquier perro es divertido, fiel y muy juguetón. Los animadores de Pixar tuvieron la oportunidad de conocer de cerca a la raza y enamorarse de ellos, pues para obtener referencias convivieron con algunos ejemplares durante la realización de la película.