Mi gato está viejito, ¿cómo lo apapacho?

 

En general, decimos que un gato es viejito a partir de los 11 años, cuando ya es de edad avanzada o senior. A partir de este momento pueden aparecer ciertos cambios asociados al proceso natural de envejecimiento, por ejemplo: disminución en la capacidad visual, auditiva u olfativa, lo que puede generar también cambios en su comportamiento.

 

Etapas de vida de los gatos

Etapa Edad Equivalente en años humanos
Gatito 0 – 6 meses 0 – 10 años
Junior 7 meses – 2 años 12 – 24 años
Adulto 3-6 años 26 – 40 años
Adulto mayor 7 – 10 años 44 – 56 años
Senior 11 – 14 años 60 – 72 años
Geronte 15 años en adelante Más de 76 años

 

No hay otra forma en la que pueda llegar a la vejez más que con tus cuidados. Ahora continúa la responsabilidad (y se hace más grande), pero considera que tienes la mejor oportunidad de hacerle sentir todo tu agradecimiento, colmándolo de amor y atenciones.

 

 

Tips para apapacharlo como se merece:

  1. Asegúrate que reciba atención médica veterinaria

En esta etapa, los mininos son más susceptibles a padecer enfermedades, sobre todo de tipo degenerativo; una gran desventaja, es que tienden a esconder la enfermedad y el dolor de una forma extraordinaria como un mecanismo de defensa que los protege en vida libre de ser depredados, favoreciendo que el diagnóstico se realice cuando ya es muy tarde.

Aunque lo veas “bien”, es muy importante que sea revisado cada seis meses por el Médico Veterinario. Estas visitas también están dirigidas a la prevención de enfermedades (mediante control de peso, vacunación y desparasitación), lo que permitirá que tu minino pueda disfrutar de una vida más sana, larga y feliz.

Muchos de los signos clínicos inespecíficos que llegan a presentarse en esta especie cuando enferma (que coman menos, pasen mucho tiempo dormidos, se aíslen, entre otros), pueden ser confundidos y asociados al proceso natural de envejecimiento, por lo que si llegas a notar esto en tu gato es fundamental buscar atención médica veterinaria.

 

 

Algunas de las enfermedades más frecuentes en gatos viejitos
Hipertiroidismo Enfermedad renal crónica Linfoma
Diabetes mellitus Enfermedad inflamatoria intestinal Enfermedad articular degenerativa*
Hipertensión Síndrome de disfunción cognitiva (SDC) Enfermedad periodontal

 

  1. Nutrición adecuada

La dieta ideal para felinos gerontes debe estar enfocada a los cambios que comúnmente se presentan en esta etapa, por ejemplo, debe ser más olorosa, más palatable, de fácil digestión, y contener antioxidantes que retrasen el envejecimiento celular y protejan las articulaciones. 

También promover el consumo de agua es importante, ya que tienden a perder más agua que los gatos jóvenes. Para este fin, puedes apoyarte de alimentos húmedos o enlatados (que contienen 70 -80 % de agua), los cuales resultan muy sabrosos para la mayoría de los mininos y además les encanta su textura. Otra excelente opción es la colocación de fuentes, que llaman su atención porque ofrecen agua fresca en movimiento.

 

 

  1. Mantén sus dientes en buen estado

Es importante mantener una higiene oral adecuada para procurar su salud y bienestar. Unos dientes descuidados pueden causar mucho dolor y esto puede ser causa de disminución en el consumo de alimento. El Médico Veterinario puede revisar la cavidad oral de tu animalito y asesorar sobre las diferentes estrategias que puedes llevar a cabo para mantener una dentadura saludable.

Si no se limpió su boca por muchos años, entonces la placa dentobacteriana se habrá acumulado, formando cálculos dentales y gingivitis, por lo que se requiere de una limpieza dental profesional bajo anestesia. ¿Te imaginas cómo estarían tus dientes si no te lavaras la boca en 65 años?

 

  1. Mantén la rutina

Para que tu minino se sienta seguro, no debes modificar la rutina diaria ni mover los muebles de lugar; a esta especie no le gustan los cambios o las cosas nuevas (a los de edad avanzada, menos). No introduzcas gatos nuevos a casa, sobre todo si pertenecen a una etapa de vida diferente.

 

 

  1. Dale una “manita de gato”

Mantén sus uñas cortas (siempre y cuando no salga de casa), ya que con la edad las uñas crecen más largas y más anchas, al punto de encajarse en los cojinetes y generar mucho dolor. La enfermedad articular degenerativa que padecen la gran mayoría de estos ejemplares puede impedir que el tuyo se acicale con la habilidad de hace algunos años, pero puedes ayudarle cepillándolo; así además de limpiar y acomodar su pelito, vas a evitar la formación de dolorosos nudos.

 

  1. Deja una luz prendida

Puede ser que tu gato no vea ni escuche como cuando era joven, así que puedes dejar una luz encendida por las noches, de tal forma que se pueda orientar mejor. Uno de los signos de que presentan este tipo de problemas es que van a maullar como si estuvieran perdidos. Si esto le sucede al tuyo, debes llevarlo a consulta con el Médico Veterinario, puesto que hay otras enfermedades que los hacen maullar de esta manera, como la hipertensión, el hipertiroidismo y el síndrome de disfunción cognitiva o SDC (una especie de Alzheimer que también se presenta en perros y en esta especie).

 

  1. Dale oportunidad de aislarse

Esto es particularmente importante si cohabita con otros miembros de su especie, así como con perros, niños u otros. Debes asignar una zona segura para que el rey o reina de la casa se mantenga a salvo y sin que nadie lo moleste.

 

 

  1. Ayuda a que tu gato siga disfrutando de las cosas que más le gustan en la vida

Como muchos mininos de edad avanzada sufren de enfermedad articular degenerativa, puedes realizar las siguientes adecuaciones para facilitarle la vida:

  • Ofrece accesibilidad a lugares específicos como la cama o el sillón, por ejemplo, mediante la instalación de rampas y escaleras. De hecho, ya existen en tiendas especializadas escaleritas para mascotas.
  • Proporciona camitas súper acolchonadas que permitan que pase hoooooras acostado sin que resulte molesto para sus articulaciones; bien sabes cuánto les gusta descansar y dormir a los gatos.
  • Acondiciona el arenero con paredes bajas que permitan una entrada y salida fácil.

 

Tu gato viejito…

¿No se acicala cómo antes ni tampoco salta a lugares elevados donde solías encontrarlo? ¿Ya no entra a su arenero o ya no le atina? ¿Está de mal humor, incluso más irritable? ¿Notas que ya no camina con la misma elegancia y agilidad, incluso que duerme o descansa mucho más?

Todos estos cambios pueden estar asociados al dolor crónico que se presenta en casos de enfermedad articular degenerativa, la cual es muy frecuente en gatos viejitos. La forma en que aparecen generalmente es muy gradual, por lo que no siempre son percibidos o asociados al proceso de envejecimiento.

Considera que esta condición puede ser atendida por el Médico Veterinario, lo que mejorará considerablemente la calidad de vida de tu minino.

Disfruta de tu gato, apapáchalo todo lo que puedas y considera que tienes la fortuna de recorrer a su lado el último trayecto de su vida. ¡Te necesita más que nunca!