Pavo salvaje de Norteamérica

El pavo salvaje, como su nombre lo indica, es originario de toda América del Norte, pero se ha expandido en todo el mundo gracias a la domesticación; ahora se puede encontrar en islas como Hawai o Nueva Zelanda. Es la especie más grande que existe de tamaño y peso del orden de los galliformes. De esta ave también desciende el pavo doméstico, que habita en el sur de México, el cual es criado en granjas y utilizado para su consumo en Navidad.

 

 

Características

Los machos pueden pesar entre 5 y 11 kg, mientras que las hembras alcanzan un peso de hasta 5 kg. Como la mayoría de las aves, ellos son más vistosos y coloridos que ellas. Los machos cuentan con cola en forma de abanico, que pueden expandir como pavo real durante el cortejo.

La cabeza es calva y la barba, característica de la especie, es de color rojo, al igual que el cuello. El tono rojo puede volverse más intenso cuando está alterado; pero en época de celo se mostrará azul. El llamado moco, no es más que piel extendida larga y carnosa que también se tornará roja brillante cuando esté listo para luchar.

Las plumas de los machos, en general, son de colores variados como rojo, púrpura, dorado y bronce, si se miran a contraluz con el sol. En tanto, las hembras suelen ser grisáceas o de color marrón. Además presentan entre 5000 y 6000 plumas en todo el cuerpo.

 

 

Hábitat y alimentación

Se distribuyen principalmente en el bosque, pero actualmente se han ido adaptando a las praderas, montes y hasta pantanos. Las hembras suelen construir sus nidos en arbustos o debajo de árboles donde se protegen también de depredadores.

Son omnívoros, lo que significa que su alimentación consta de semillas, frutos secos, frutas, insectos, hasta anfibios y pequeños reptiles.

 

 

Comportamiento

Al igual que todas las aves, son dóciles, con una jerarquía bien establecida comunicándose entre ellos mediante llamadas y contacto físico. Realizan diferentes sonidos como cacarear, ronronear, golpetear, cloquear, graznar y gluglutear. El llamado característico reconocido por todos se puede escuchar hasta en un kilómetro y medio de distancia. Y en época reproductiva se forman las “pavadas de cortejo”, donde encontramos grupos muy grandes de machos y hembras juntos.

Son de hábitos diurnos, donde pasarán la mayor parte del día buscando alimento, y dormirán por las noches en las copas de los árboles. No se les considera como aves migratorias, pero sí pueden volar.

 

El pavo salvaje en la actualidad

Gracias a la domesticación, a esta especie se le puede encontrar en varios hogares como animal de compañía. Sus cuidados son muy parecidos a cualquier gallinácea y necesitan de mucho espacio y un buen sustrato o piso para poder caminar y evitar problemas en las patas. Sin embargo, la población en vida libre del pavo salvaje ha ido disminuyendo debido a la destrucción de su hábitat natural y su cacería; sin embargo, se ha logrado mantener estable el número de ejemplares gracias a la crianza en cautiverio.