El juego en los perros ancianos

El tema del juego en perros ancianos es una situación muy interesante y que vale la pena revisar para que, ya sea en su momento o que se esté atravesando por esa etapa, estemos conscientes de lo que se recomienda hacer o evitar, porque los perros adultos siguen teniendo muchas ganas de jugar.

 

El juego

Prácticamente todos los mamíferos juegan, incluso algunas aves, y se ha observado que muestran conductas que podemos interpretar que hacen por placer, para divertirse, si se permite la expresión. El juego tiene impacto en la parte social, cognitiva y física para un sano desarrollo, por ello se realiza con mucha más frecuencia en etapas tempranas, infantiles y la adolescencia.  

Esto no significa que los animales en etapas posteriores dejen de jugar; si bien es cierto que en la adultez disminuye su frecuencia, con el tiempo se utiliza como herramienta para relajar tensiones sociales en el grupo, como parte de la educación de cachorros o, de nueva cuenta, simplemente por diversión.

 

 

Los perros, por otro lado, mantienen estas conductas prácticamente toda su vida como parte del resultado de la relación, podríamos denominarla simbiótica, con la especie humana. ¿Por qué?, porque el juego se ha convertido en una herramienta para satisfacer necesidades tales como atención, contacto, interacción familiar e incluso alimento.

Claro está, hay razas que son más proclives al juego; si hiciéramos una encuesta entre la gente, preguntándoles sobre qué razas consideran son las más juguetonas, seguramente un gran porcentaje pensará en Labradores y Bóxers, por ejemplo.

 

La ancianidad y el juego

Incluso con la boca blanca de canas y con limitaciones físicas derivadas de la edad, es común que los perros busquen jugar con su familia y grupo; de hecho siempre es recomendable que se mantengan actividades físicas de acuerdo con sus capacidades, igual que en los seres humanos, cierta actividad física y mental ayudará a prevenir o disminuir la severidad de problemas asociados a la vejez.

Ahora bien, ¿qué juegos son recomendables para los perros ancianos? Esta es una etapa autolimitante, ya que puede ocurrir que el deseo de jugar esté presente, pero las limitaciones físicas que vienen con la edad (como la pérdida de agilidad, fuerza, y disminución de los sentidos), no permitirán que el animal lo haga como cuando era más joven. Claro, esto no significa que no podamos jugar con él; además, el juego por sí mismo es una actividad terapéutica.

 

 

Recomendaciones de actividades para perros ancianos:

  • Escondidillas: es muy recomendable para perros ancianos, activa todos los sentidos y estimula a la mente. Pueden jugar dos personas, una que sujete al perro mientras la otra se esconde, ésta lo llama dos o tres veces y espera a que la encuentre; una vez que lo haga debe recibir una recompensa en forma de caricias, bocadillos o algún juguete. 
  • Juguetes interactivos: hay marcas muy conocidas que, dentro de su gama de juguetes, tienen pelotas con orificios en los que se pueden meter de cierta forma bocadillos o premios que no les serán tan fácil de obtener. Aquí, el perro invertirá un buen tiempo buscando la mejor manera en la que puede ir sacando los premios de los juguetes; se puede combinar esconder este juguete para hacer un poco más compleja la tarea.
  • Caminatas por lugares nuevos: el can disfrutará de paseos por lugares que no le sean tan familiares, en compañía se sentirá seguro y le motivará oler, ver y escuchar nuevas cosas.
  • Paseos en coche: si las condiciones físicas no le permiten dar paseos largos, y si está acostumbrado a subirse al auto, llevarlo a lugares nuevos con la ventanilla abierta seguro que lo disfrutará.
  • Natación: es excelente para aquellos con problemas en articulaciones y musculares; si se cuenta con una piscina en casa, aprovechar para pasar un buen rato nadando con él, si es que sabe. Si no, existen ya algunos lugares con piscinas especiales para perros.
  • Entrenamiento: la frase “perro viejo no aprende trucos nuevos” es más mito que realidad; los perros mantienen interés por aprender cosas nuevas toda la vida, más si saben que obedecer alguna orden vienen acompañada de algún premio.

 

 

Beneficios del juego para el “Alzheimer canino” (disfunción cognitiva)

La disfunción cognitiva canina, al igual que el Alzheimer, es una condición multifactorial que médicamente tiene muchos matices y explicaciones. Se sabe que es progresiva y degenerativa, sin embargo, también es sabido que la actividad física, el practicar juegos que impliquen cierto nivel de atención (concentración), ayudan a disminuir o retardar los efectos de la enfermedad. Empezar con estas actividades en forma frecuente y temprana significa una mayor efectividad cuando se utiliza con individuos en los primeros niveles de deterioro cognitivo.

Además el perro, al realizar juegos que estimulen su mente, mejora estados de ansiedad y depresión y también las funciones cognitivas como atención, percepción, memoria y orientación.

 

Objetivos y beneficios del juego como terapia en perros ancianos:

  1. Procurar que mantenga, el máximo tiempo posible, una calidad de vida independiente: saludable y físicamente activa, pero controlada.
  2. Retardar la evolución de enfermedades degenerativas al potenciar el correcto funcionamiento del aparato locomotor, del sistema cardiorrespiratorio y de las capacidades psicomotrices.
  3. Prevenir problemas asociados a la evolución de enfermedades degenerativas: obstrucciones respiratorias, inmovilidad articular, ulceraciones.

 

En conclusión, son muchos los beneficios del juego en los perros ancianos, mejora su calidad de vida y como consecuencia, que quizás se extienda; esto es válido tanto para el perro como para el humano. Por tanto, dediquemos tiempo para jugar, ¡es la mejor manera de prevenir problemas de salud durante la vejez!