Bienestar en mi ave de compañía

Desde hace cientos de años se han elegido las aves como animales de compañía, y actualmente existe mayor información sobre los cuidados para una tenencia responsable de aves: ya podemos diferenciar una jaula inadecuada o una mala alimentación “tradicional”, esto gracias a las recomendaciones de especialistas que nos ayudan a ofrecer un adecuado bienestar animal.

 

Nutrición

El conocer sobre la especie que tenemos, ayudará esencialmente a ofrecerle la mejor alimentación. Así que, es importante que sepas que es necesario administrar una mezcla de frutas, verduras, croqueta especializada y mezcla de semillas, para evitar deficiencias nutricionales y prevenir algunas enfermedades. La presentación también afectará su consumo: si damos la comida en recipientes inadecuados o alimentos en descomposición, podemos provocar la falta de ingesta.

 

Entorno

La jaula o el espacio donde mantendremos a nuestro amigo plumífero tiene que ser lo suficientemente grande para que pueda estirar sus alas sin tocar los barrotes, que le permita escalar y, si es necesario, hasta realizar pequeños vuelos horizontales. Ideal que tenga una exposición directa de rayos UVB y control de temperatura ambiental; hay especies que son originarias de climas cálidos y húmedos, y lo mejor es intentar imitar su ambiente natural para evitar problemas respiratorios. Ofrecer juguetes (aros, columpios, puente, etc.), de manera gradual, ayudará a su salud mental.

 

Salud física

Una revisión mínimo cada seis meses ayudará al veterinario especialista a detectar anomalías o signos de enfermedad a tiempo. Debemos adecuar un ambiente correcto para evitar accidentes, contar con un número para emergencias, además de un fondo económico para estas situaciones.

Conducta

Evitar la restricción conductual, si sabemos que es parlanchín o destructor, ofrecerle objetos adecuados o tiempo para evitar que desarrolle estas conductas. La frustración conlleva a la aparición de estereotipias o conductas redirigidas que son difíciles de tratar. Buscar y realizar actividades con él, habituarlo al manejo y entrenarlo, si es posible, sin duda mejorará significativamente su salud emocional y disminuirá el estrés. Así como respetar sus hábitos, ofrecer 12 horas de luz y 12 de oscuridad que le permitan descansar.

 

Calidad de vida

Al ser animalitos que pueden vivir muchos años, lo ideal, antes de adquirirlo, pensar si podemos ofrecerle la mejor calidad de vida. Muchos problemas se evitan ofreciendo una dieta balanceada y un medio ambiente adecuado, así como el tiempo necesario y cariño que requiere esta especie sociable. Asesorarnos con un veterinario especialista en aves, es lo mejor que podemos hacer.