Bienestar animal en reptiles

El bienestar animal no basta con quererlo y “mimarlo”, sino ofrecerle una vida saludable satisfaciendo sus necesidades básicas, así como revisiones médicas periódicas. Entre los animales de compañía no convencionales, hay un falsa creencia de que los reptiles son los que menos atención y cuidados requieren por ser “muy aguantadores”, pero la realidad es que ellos dependen de las condiciones que les ofrezcamos como responsables de su vida y su salud.

 Un reptil como animal de compañía se llega a adaptar a la presencia del ser humano, lo identifica como parte de su entorno y como proveedor de alimento, incluso es muy posible que hasta se nos acerque en busca de comida.

Información oportuna

Si deseamos adquirir un reptil, debemos informarnos previamente de sus requerimientos básicos, es decir, qué come, cuál es su hábitat natural, su promedio de vida, de qué podría enfermarse, si puede convivir con otros animales o pudiera transmitirnos alguna enfermedad.

 

Hábitat y alimentación

Antes de la llegada a casa, el hábitat debe estar preparado en su totalidad, con todos sus accesorios para que nuestro nuevo animal lo habite. Ofrecer una fuente de calor es indispensable, aunque la temperatura va a variar dependiendo del tipo de reptil que tengamos; siempre ocuparemos una placa térmica, un calentador sumergible o un foco que provea calor.

Aunque no todos necesitan de una exposición continua a la radiación solar, sí la mayoría, y en el caso de no poder darles baños de sol directo, lo adecuado será tener un foco UVB que imite la radiación solar y sí fije todos los nutrientes de su dieta. En pocas palabras, su hábitat en casa debe ser lo más parecido a su hábitat natural.

La dieta también juega un papel fundamental para que esté sano. Dependiendo del tipo de reptil que tengamos será la comida a ofrecerle. Hay desde dietas vegetarianas (como en el caso de las tortugas semiacuáticas en vida adulta), hasta aquellas totalmente carnívoras (como ocurre con las serpientes). El bienestar animal de nuestro reptil también consiste en ofrecerle una buena dieta, que se va a traducir en una vida larga y saludable. De ninguna manera deberá comer dietas ricas en grasa o comida chatarra.

 

Chequeos periódicos

Finalmente, es fundamental ofrecer la oportunidad de que nuestra mascota sea revisada de forma periódica por un Médico Veterinario experto en reptiles. Este quizá sea el aspecto más importante del bienestar de nuestro reptil, ya que durante las consultas el médico especialista nos dará las mejores recomendaciones de cómo cuidar de su salud. Finalmente, lo adecuado es visitar al veterinario cada seis meses.