¿Por qué babea tanto mi mascota?

Una situación que frecuentemente es molesta para muchos de nosotros, como propietarios, es que nuestra mascota presente sialorrea, conocida como salivación o babeo.

 

No deja de babear

Todos los perros lo hacen. En la boca hay glándulas salivales que son las que producen la saliva, un líquido viscoso que participa en las primeras fases de la digestión de los alimentos, que además de humedecer el bolo alimenticio mientras se mastica, se produce continuamente para mantener también húmedas a la lengua y a la mucosa oral. Por ello es fundamental que si el problema de babeo es reciente se observen las características de la saliva, la cual no debe tener mal olor y debe ser transparente; no debe contener sangre ni ser de otro color. Si existiera cualquier alteración que no sea habitual, es muy importante consultar al Médico Veterinario para determinar la causa.

 

Causas más frecuentes del babeo

Debido a la raza: esto de acuerdo con la conformación de la boca; por ejemplo, los perros con labios grandes y pendulantes, además de boca corta, son incapaces de retener la saliva dentro de ella y parece abundante, como San Bernardo, Mastín Napolitano, Dogo de Burdeos, Bulldog inglés, Basset Hound, Gran Danés y Bóxer, entre otras.

Si a esta conformación de la boca le agregamos que lo hacen más cuando huelen algún alimento, cuando se estresan o tienen miedo, incluso cuando están felices, después de jugar y cuando la temperatura ambiental es cálida, también se producirá una excesiva producción de saliva. También cuando ven a otro perro o cuando los machos huelen a una hembra también pueden salivar en exceso, o cuando se les administra algún medicamento con sabor desagradable pueden babear más (esta conducta es más frecuente en los gatos).

Náusea y enfermedades: cuando un animal siente náusea también babea; esto sucede en algunos perros después de viajar en coche. Sin embargo, puede presentarse por padecimientos como gastritis, enfermedades renales o hepáticas, cuando tienen un cuerpo extraño en la boca (un hueso, madera o espinas, por ejemplo).

Por problemas dentales: un diente flojo o roto en los gatos también provoca babeo. Las heridas o úlceras en la boca por problemas renales o cuando llegan a ingerir sustancias tóxicas o cáusticas también son causa de que la mascota presente sialorrea. Por otra parte, las infecciones en la boca que provoquen gingivitis o inflamación de las encías, abscesos o tumores orales también producen babeo.

Otras causas frecuentes son: dolor (cuando un animal lo tiene puede babear en exceso), así como
enfermedades metabólicas o neurológicas (como la epilepsia), pueden impedir la deglución y se observará una excesiva salivación en la mascota.

 

Existen muchas causas a la salivación, por lo que si alguna no es conformacional, se debe mantener una higiene bucal apropiada, vacunación y desparasitaciones regulares, además de impedir el acceso a tóxicos; además implica las visitas regulares al Médico Veterinario para la revisión periódica de nuestro compañero.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA