¡Cuida el pelaje de tu hurón!

El cuidado del pelaje de los hurones es una tarea muy sencilla para los dueños, en especial porque esta especie hace la mayor parte del trabajo, siendo criaturas muy limpias y cuidadosas con su cubierta de pelo.

Frecuentemente los hurones se acicalan todo el cuerpo, retirando la mayor parte de impurezas y pelo muerto de la superficie.

Desafortunadamente la limpieza constante del pelaje puede convertirse en un problema común en esta especie: la formación de bolas de pelo es un padecimiento recurrente.

Las bolas de pelo se compacta dentro del estómago formando una especie de estropajos que ocupan peligrosamente un espacio del tracto gastrointestinal, ulcerando la delicada mucosa del estómago y poniendo en riesgo el tránsito intestinal por el inminente riesgo de un taponamiento.

Afortunadamente existen diversos laxantes que el médico veterinario puede recetar para que periódicamente se “limpie” el sistema y de esta forma se impida el desarrollo de estas bolas de pelo. Es muy importante que el laxante no se utilice indiscriminadamente, ya que puede producir el arrastre de flora intestinal y así producir diarreas agudas.

Por otro lado, durante la época de calor, los hurones tienden a adaptarse al clima deshaciéndose de su atractivo abrigo. A este fenómeno se le llama peleche.

Durante este periodo es importante cepillar al hurón de la cola a la cabeza con un cepillo llamado carda. La carda tiene una forma que es muy útil para quitar el pelo muerto de la superficie del hurón y así el ejemplar no esté tan incómodo durante este periodo.

Por otro lado, al inicio de la época de frío, los hurones comienzan a desarrollar un pelaje largo, más sedoso y generalmente de una tonalidad diferente a la de verano. Con ella, los hurones se adaptan perfectamente al frío y a las inclemencias que se puedan presentar durante el invierno.

¿Tú cómo consientes a tu animal de compañía?