¡Bienvenido gato viejito!

Al igual que los seres humanos y otros animales, los gatos con la edad comienzan a presentar cambios en sus cuerpos, estos cambios pueden ir desde el aumento en las horas que duermen hasta la aparición de algunas enfermedades.

La edad en la que debemos prestar mayor atención a nuestros gatos es a partir de los siete años. Debemos comenzar por cambiar el tipo de alimentación que les ofrecemos, hay alimentos diseñados para gatos que llegan a esta edad y los ingredientes que contienen ayudan a mantener la masa muscular estable, a evitar la formación de cálculos urinarios y de sarro en los dientes, de igual manera algunos incluyen antioxidantes para retardar los efectos del envejecimiento.

A partir de los 10 años de edad podemos considerar que nuestro gato es “senior” y se debe poner especial atención a cualquier síntoma que presente, cuidar su peso, ya que sus articulaciones pueden desgastarse, y estar atentos a su forma de desenvolverse en casa pues su vista también puede ser afectada.

Debemos tener siempre presente que nuestro gato mayor ya no es el cachorro que tuvimos hace años y que su actividad disminuirá, tal vez su capacidad para trepar no sea la misma, por lo que podemos poner a su alcance repisas escalonadas para que pueda seguir trepando sin peligros. También pasará más tiempo durmiendo, por tanto es recomendable acondicionarle un área cómoda lejos de las corrientes de aire. Hay que vigilar su orina y ante cualquier síntoma extraño (dolor al orinar, orinar fuera del arenero, orinar con sangre) debemos llevarlo de inmediato a revisión con su veterinario.

Entre las enfermedades más comunes de los gatos senior encontramos la insuficiencia renal, la aparición de tumores, daño en las articulaciones y diabetes, de ahí la importancia en la alimentación tanto de sus primeros años de vida como de su edad adulta. Al igual que los humanos, la alimentación en su juventud será la clave de su salud a edad avanzada.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA