Perros y literatura

“Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía”, decía José Vasconcelos. Por eso Las mejores historias sobre perros (Siruela, 2011), es un libro que pertenece a esa categoría, además de otro ejemplo que profundiza en la relación entre los animales y la literatura.

“He conocido perros malvados y bondadosos, estúpidos e inteligentes, pero no podría vivir sin ellos. Los griegos decían que una casa no es un hogar si no tiene una golondrina anidando bajo su alero, y en mi opinión una casa no es un hogar si no tiene un perro”, explica Gerald Durrell en el prólogo. La antología es una selección de cuentos de grandes autores, como como G. K. Chesterton, Hugh Walpole, Virginia Woolf, Mark Twain, Rudyard Kipling y Jack London, que aborda la relación de los seres humanos con los caninos.

En este catálogo perruno desfilan, desde la épica apasionada de London, conocido amante de los perros, hasta las historias agrias como la de Walpole, pasando por los relatos de corte humorístico como el de Jerome K. Jerome, o la forma en que Virginia Woolf, con un lirismo arrebatador, nos cuenta el final de Flush, el perro de los poetas Elisabeth Barrett Browning y Robert Browning. “En cualquier época de la historia, los escritores siempre han sido seres solitarios que, a veces, tienen una relación más estrecha y empática con las mascotas con las que comparten su casa que con otros seres humanos, por esa característica intrínseca de su oficio que les obliga a estar atado a
un escritorio durante horas”, declaró Elena García Aranda, editora de Siruela, al diario El País.

El volumen es una reedición de los textos reunidos por Lesley O’Mara que se publicó, por primera vez, en los años noventa. Para dejarte envolver por estas historias quizá no tan ajenas a la vida que llevas con tu perro, este libro lo puedes adquirir en: www.amazon.com