Cuidado del animal geriatra

En veterinaria, los pacientes envejecidos requieren de especializaciones generales que no pierdan el horizonte holístico. Si bien se requiere la intervención de otros profesionales como ortopedistas o ultrasonografistas, el cuidado debe ser dirigido por el geriatra, porque muchos especialistas no tienen conocimientos sobre el envejecimiento. Un ejemplo son las famosas guías médicas, que si las analizamos por separado parecen lógicas, pero si tratamos de combinar varias que correspondan a las varias patologías del paciente envejecido, se nota una gran contradicción y no se pueden aplicar.

La comorbilidad y la vulnerabilidad son los marcadores del paciente geriátrico. Cuando el cúmulo de problemas de salud es grande, pero las manifestaciones son pobres e inespecíficas, la medicación es mucha y los resultados pobres, la atención geriátrica es indispensable. Los sistemas de salud actuales no reconocen a estos pacientes delicados y suelen perderse en las visitas constantes, la polifarmacia y el encarnizamiento. Se requiere la visión a la que el Dr. Waters describe como life course perspective and whole organism thinking, esto es, promover la visión a largo plazo y no sólo la del problema agudo, sin perder al paciente en su totalidad, con la diversidad que hay sobre el envejecimiento. Se combinan tanto las incidencias como la mortalidad de todas las enfermedades, así como se reconocen y definen los muchos factores que se mezclan en el cuadro clínico.

Deseamos estar bien hasta poco antes de la muerte, siendo independientes y disfrutando, pero hay que reconocer que el primer paso para envejecer bien es aceptar el envejecimiento mismo, porque la única manera de no envejecer es morirse antes.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA