Orion: cazador cazado

La proverbial fidelidad del perro es tan extraordinaria y desinteresada que este animal es capaz de morir de tristeza al perder a su amado dueño. La Historia está plagada de hechos de este tipo y muchas culturas han consagrado la inquebrantable lealtad de los canes en sus tradiciones. En la mitología griega se cuenta que Orión era el más hermoso de los hombres y que además era un magnífico cazador. Se consideraba tan extraordinariamente hábil en este difícil arte que tuvo la osadía de considerarse mejor cazador que los mismos dioses.

Para hacerle pagar su desmedida y sacrílega soberbia, el dios Apolo, que además estaba celoso de que Eos, divinidad de la aurora, amara a Orión, pidió a Gea, la diosa Tierra, que diera forma a una bestia terrorífica que matara a aquel bellísimo cazador. La deidad creó a Escorpión y se lo entregó a Apolo, quien lo liberó para que acabara con la vida de Orión. Aquel horrible monstruo, feroz, mortífero, silencioso y prácticamente indetectable lo atacó, matándolo al momento.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA