Loberos irlandeses de las estrellas

Sting y su esposa Trudie Styler, son fans de la raza: incluso aparece en el álbum Mercury Falling. Su primer Lobero se lo obsequió el cantante, pero quedó tan devastada cuando falleció seis años después, que comenzó a criarlos en su granja en Andover e introdujo Loberos de pura sangre con la finalidad de mejorar la raza.

Blondie, una de sus perras, ganó en el prestigiado concurso Crufts. Uno de los pasatiempos de la pareja es dar largas caminatas junto con sus Loberos.

Otros famosos dueños de la raza incluyen a los reyes Ricardo III, Enrique VII, Elizabeth I, así como George Washington, el general Custer, Robert Kennedy y Roman Polanski.