Mi perro sabe cuando va mal: perros de asistencia

Claudia Aguilar es directora general de Bocalán México, una asociación dedicada a mejorar la vida de personas a través de perros de asistencia, ella nos explica: “Los perros se dividen en tres categorías: perro guía (personas ciegas), perro señal (personas con discapacidad auditiva), y perro de servicio”.

Este último también tiene subdivisiones, entre ellas los perros de alerta médica que a su vez se dividen en:

  •  Diabetes tipo 1: detectan hipoglucemias (niveles bajos de glucosa) y alertan al paciente.
    Son los que más han trabajado.
  • Epilepsia: detectan episodios por ocurrir.
  • Narcolepsia: a través de cambios de conducta, avisan antes de que ocurra un episodio.

“Todos los perros de asistencia llevan un proceso de socialización. A las dos semanas de nacidos se empieza a trabajar la parte sensorial. Y todo lo que es el olfato, el gusto, la vista, se trabaja de las tres semanas en adelante”, cuenta Claudia. Entre los cuatro y los seis meses ya se determina en qué tipo de asistencia trabajará el ejemplar, lo cual depende de su sensibilidad olfativa (alta, media o baja).

Aunque el Pastor belga Malinois es excelente en este trabajo, será complicado que otras personas se acerquen a la persona inconsciente si ven a un ejemplar de estos ladrando. Por eso la raza con la que más trabaja Bocalán es el Labrador, por ser el más equilibrado. El entrenamiento se inicia alrededor de los ocho meses, y previo a eso realizan pruebas de temperamento.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA