Socializar y olfatear: perros felices

No reprendas a tu perro por meter la nariz en la cola de otro, es su manera de comunicarse, así sabrá si está dispuesto a jugar o debe de tomar distancia, lo mismo ocurre con las personas.

La orina es un vehículo de feromonas y mensajes olorosos. Permite que durante el paseo tu perro orine en zonas que no afecten a nadie (como a tu vecino); necesita marcar y dejar mensajes.

Un perro sano en condiciones normales no marcará en forma excesiva, pero si se le reprime, terminará por hacerlo de forma casi compulsiva cuando tenga la oportunidad; aquellos que están encerrados mucho tiempo o en espacios reducidos, en cuanto salen buscan orinar por todos lados.

En el caso de la interacción con la gente, deja que se familiarice con los olores si a aquella persona no le molesta: toda la información que recoja le servirá para estar mejor preparado socialmente. Claro, no dejes que lo haga de manera ansiosa, como en todos los grupos sociales, esto despierta desconfianza y un ambiente tenso. Un mundo de olores requiere del equipo especial para ser explorado, es por eso que el perro posee todas estas herramientas que le sirven para interactuar con su entorno (incluyéndonos). Su vida social está basada en el intercambio de mensajes olorosos, por tanto dale la oportunidad de salir a pasear, y fomenta que interactúe con sus pares y juegue con ellos.