Perros, olores y humanos

En otras ocasiones hemos hablado de la gran capacidad de asociación que tienen los perros cuando detectan un estímulo y hay una respuesta consecuente; esta capacidad parece extenderse a la asociación de olores con respuestas del ambiente y la conducta de nosotros los humanos, quienes no somos la excepción dentro de los mamíferos porque también producimos feromonas (aunque nuestro órgano vomeronasal es casi un vestigio), y despedimos olores asociados a estados de ánimo y sus respectivas conductas.

Quizá no detectan nuestras feromonas como tales, pero sí aquellos olores asociados a las emociones (enojo, miedo, alegría, tristeza); entonces rápidamente asocian los olores con las conductas y acciones que observan de nosotros, de la misma manera con la que aprenden. Conociendo esto, es necesario dejar interactuar a los perros con su entorno, dejándoles olfatear todo lo que quieran (¡mientras no incomode a alguien tratando de oler su entrepierna!); recuerda que el proceso de socialización natural es a través de olores, así que permite que tu perro olfatee a otros.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA