¿A qué huele? Olfato felino

Vivir dentro de casa priva al gato de actividades que normalmente haría en vida silvestre. Una de ellas es ejercer el comportamiento instintivo que le aporta experiencias nuevas y desafíos olfatorios. Incluso una forma de introducir el estímulo olfativo como parte del enriquecimiento es crear una novedad en el ambiente del felino, y mucho de esto consistirá en esconder estímulos olorosos como menta, valeriana, lavanda, y hasta el mismo alimento, para incentivar la curiosidad del gato e incitarlo a investigar. Podemos utilizar un rollo de cartón y esconder el estímulo dentro, o juguetes interactivos que no sólo ayuden a que los mininos ingieran su alimento más lento, sino que también los estimulen a utilizar su olfato.

Uno de los estímulos olfatorios más utilizados en el mundo es el “catnip” (Nepeta cataria), también conocido como hierba gatera o menta gatuna. Es una planta de hojas verdes con vellosidades en el reverso, y flores con pintas color púrpura que desprende un olor similar al de la menta. Pese a la creencia popular, ni es una droga y tampoco genera adicción. Los efectos pueden abarcar desde ronroneos de alta intensidad, que el gato se revuelque sobre sí mismo o sobre el juguete que lo contiene, que restriegue la cara contra muebles, personas u otros gatos, lama objetos o a él mismo, maúlle o muerda. Algunos se muestran más juguetones e incluso puede parecer que persiguen objetos en el suelo o que cazan moscas en el aire. El efecto puede durar de 10 a 20 minutos y el minino podría no volver a reaccionar a ella hasta dos horas después. Puede tener efectos en individuos de todas las edades, aunque se cree que sólo reaccionan a ella los gatitos mayores de seis a ocho semanas de vida. Curiosamente, no todos responden al catnip (se estima que sólo el 80 %), dado que la susceptibilidad a los cambios de comportamiento generados por esta planta está determinada genéticamente. Así como no todos los gatos reaccionan ante este olor, no todos se comportan de la misma forma y es importante mencionar tampoco reaccionan a ella en ambientes o lugares
desconocidos.

Finalmente, no recomendamos utilizar olores que les desagraden, como los olores a cítricos, la naftlina, los limpiadores concentrados y los que tengan olor a pino. El utilizarlos no sólo implica que no se acerquen al lugar donde los aplicaron, sino que podrían generar aversión o incluso cambios negativos en su conducta.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA