Estimulación temprana para perros

Uno de los métodos para asegurar un perfecto desarrollo del perro es desde cachorro y así incrementar la tasa de éxito en la crianza, y para obtener el mayor número de ejemplares con las características necesarias para las labores de un oficial canino, es el programa de estimulación neurológica Bio-Sensor desarrollado por el ejército de los EE. UU., que aprovecha el periodo crítico (de los tres a los 16 días de nacido) para su desarrollo neurológico mediante cinco ejercicios, cada uno los cuales durará de tres a cinco segundos:

1. Estimulación del tacto. Se pasa un hisopo de algodón entre los dedos del cachorro (suaves cosquillas).
2. Sostener la cabeza erguida. Se le sostiene erguido, alineada la cabeza con la cola.
3. Cabeza hacia abajo. Se le sujeta con seguridad con su cabeza hacia abajo (en vertical).
4. Posición supina. Se coloca cómodamente sobre las palmas de las manos (puede estar incluso dormido).
5. Estimulación térmica. Se le pone sobre una toalla fría.

Los estudios confirmaron que estos ejercicios afectaban positivamente su sistema neurológico, incrementando sus capacidades e intelecto. Estos son los cinco mejores beneficios obtenidos en respuesta al programa: latidos más potentes, resistencia al estrés, glándulas suprarrenales más eficientes, mayor inmunidad a las enfermedades, y mejora cardiovascular.