Adiestramiento canino: perros policías

Después de que cada perro pasa por las pruebas de selección llega el momento del adiestramiento, que dura entre seis a 10 meses, según el trabajo a desempeñar. En las primeras etapas, después de finalizar su adiestramiento, es esencial llevar un proceso de acoplamiento entre él y su nuevo compañero a fin de crear un buen vínculo para el correcto funcionamiento de ambos como binomio; ya formado ese binomio, lo ideal es que siempre sea el mismo manejador el que lleve al oficial canino. Es importante que cuenten con las certificaciones necesarias para constatar que se encuentran capacitados y que pueden reaccionar de forma correcta en una situación real.

Como las tareas encomendadas a las unidades caninas son cada vez más complejas y demandantes, es vital que existan asociaciones que las verifiquen y certifiquen, y que cuenten con métodos de evaluación para comprobar su correcto desempeño en la labor asignada. La Asociación para la Certificación de Perros de Servicio (Acepes), es una de ellas, cuyos objetivos son: promover el uso adecuado de los perros de servicio, profesionalizar a sus manejadores,
aumentar el estándar de trabajo, colaborar en la formación de nuevas unidades caninas, actualización de las disciplinas incorporadas, capacitar testigos expertos para casos legales y crear una base de datos tanto de los perros de servicio como de su entrenamiento (para soporte legal).

Finalmente, también apoyan en la actualización y mejoramiento de los conocimientos a través de cursos y seminarios, todo con el fin de mejorar y profesionalizar la noble tarea que involucra a un oficial canino y a su binomio humano.