Perro inmortalizado: Perro de Montargis

Diferentes artistas se han inspirado en el fiel perro de Montargis para llevar a cabo distintas obras de arte en las que el principal protagonista es este can. Se dice que un pintor italiano representó la lucha del can con Macaire en una de las paredes del salón principal del castillo de Montargis. Varios autores han escrito sus propias versiones de esta historia a lo largo de los últimos seis siglos. También distintos dibujantes, grabadores y escultores han representado la escena.

El dramaturgo y director de teatro René-Charles Guilbert de Pixérécourt (1773-1844), escribió una obra basada en este interesante suceso y en ella, el heroico perro recibe el nombre de Dragón. El melodrama se estrenó en 1814 y tuvo un éxito tan fabuloso que se representó ininterrumpidamente durante los siguientes veinte años. En 1909 se filmó una película muda con el mismo tema. Sin embargo, es muy probable que la obra más hermosa inspirada por el célebre perro de Montargis sea la imponente estatua realizada por el escultor Gustave Debrie (1842-1932), quien retrató al can al momento de prender del cuello al malvado asesino de su dueño.

La obra denota claramente el dramatismo de ese instante en el que el criminal se siente ya perdido ante el imparable y feroz ataque del justiciero animal. La escultura resulta francamente impactante para el observador y se ubica en el Parque Durcy de la ciudad de Montargis.

Sin comentarios

    DEJA UNA RESPUESTA