¿Eres el dueño adecuado para un Beagle?

Tiene todo lo que un dueño (responsable y amante de la raza), puede desear: diversión, gentileza, dulzura y ternura, pero también es un can tremendo, no apto para todos. Por ejemplo, debes tener  sentido del humor, para que sus travesuras y ocurrencias te hagan reír y no te enfurezcas con él y desesperes (es posible que recurras a los bocadillos para mantenerlo a raya, aunque deberás tener cuidado de no engordarlo).

Toma en cuenta que debes ser un dueño activo para este perro súper activo: si el Beagle es relegado, no se le ejercita como se debe o se le ignora, simplemente buscará la forma de desfogar esa energía… y no te va a gustar para nada.