¡Gatos felices, fuera pulgas!

A veces, los gatos pueden ser atacados por infestaciones de parásitos externos: pulgas, garrapatas o ácaros; este riesgo se incrementa cuando salen de casa o bien conviven con animales que sí lo hacen, inclusive nosotros mismos podemos llevar las pulgas a casa si tuvimos contacto con algún animal infestado. Para prevenir que los ectoparásitos los invadan, es necesario que los mantengamos protegidos. Existen una gran cantidad de productos que atacan o previenen los ectoparásitos: talcos, jabones, pipetas, collares… Uno de los más recomendables son unas pipetas especiales que atacan a una gran variedad de ectoparásitos, ofrecen protección mensual, son relativamente inocuas, son de fácil aplicación y algunas de ellas, incluso combaten algunos parásitos internos.

La elección del tratamiento contra los ectoparásitos quedará a criterio del Médico Veterinario, ya que para su elección se debe considerar las necesidades y estilo de vida de cada gato.

El uso de collares antipulgas no es muy recomendable, dado que podrían incomodar al minino o bien podría morderlo (además que usar uno no hechos para ellos podría resultarles tóxico) y sus dientes quedar atorados al collar; en aquellos que salen de casa (algo no recomendable) podrían contribuir a que se atorara con algún borde. Los ectoparásitos tienen una gran capacidad para sobrevivir debajo de su hospedador, por lo que en el tratamiento y la prevención de la infestación por ectoparásitos la limpieza del entorno del gato juega un papel crucial.