Entrenan perros para salvar… ¿abejas?

En distintas ocasiones le hemos hablado de los perros de trabajo, tanto de las diferentes funciones para las que están entrenados como la importancia de su labor en instituciones de seguridad o como animales de asistencia.

Sin embargo, estos perros no dejan de sorprendernos.

Un ejemplo claro de ellos es que una mujer de nombre Cybil Preston, logró entrenar a su cachorro “Mack” para inspeccionar las colmenas de distintas localidades de Estados Unidos, para detectar la presencia de posibles bacterias dañinas que matan a las abejas que se usan en cultivos de almendras, arándanos y algunos cítricos.

Y es que a diferencia de los humanos, los perros no necesitan abrir la colmena para inspeccionarla, por lo que uno sólo de estos cachorros puede agilizar la revisión de los apicultores considerablemente.

Para realizar el entrenamiento, Cybil utilizó juguetes con bacterias, inofensivas para los humanos y los perros, para que así Mack pudiera asociar los olores y señalar con la nariz a las colmenas infectadas.

Y seguro te estás preguntando… ¿y las picaduras?

Pues bien, cabe agregar que Mack sólo ha sido lastimado por los insectos en dos ocasiones, a lo que su dueña argumenta que todo se trató de los efectos de la temporada de calor en el verano, cuando las colmenas se encuentran más llenas y las abejas entran y salen para buscar comida.

Gracias a perros como Mack, los apicultores de la zona ya no tendrán que preocuparse por el efecto de las bacterias en sus abejas.

¿No es sorprendente la capacidad que tienen los perros?