Sesión de cepilado para gatos

Para la mayoría de los gatos las sesiones de cepillado son una experiencia muy placentera: aman ser acariciados y cepillados. Por supuesto, una forma de favorecer este comportamiento es comenzar a practicarlo desde que son cachorros.

Al cepillarlos, les ayudamos a retirar las partículas ajenas a ellos, además de todo el pelo muerto. La frecuencia con la que debe llevarse a cabo es variable y hay que tomar en cuenta varios factores, como la longitud del pelo, el estilo de vida, su carácter, por mencionar algunas. Esto es porque no se ensucia igual un gato de interiores que uno con acceso a la calle o al jardín.

Como una generalidad, se recomienda cepillar diario a los mininos de pelo largo, y por lo menos dos veces a la semana a los de pelo corto. Para elegir el tipo de peine o cepillo hay que considerar las necesidades de nuestro felino:

  • Los que poseen pelo largo tienden a anudarse, por lo que lo más recomendable es usar un peine
    saca nudos
  • Para quitar el pelo muerto, las cardas con dientes metálicos funcionan muy bien, pero hay que
    procurar no pasarlas a contrapelo porque esto no suele gustarles y podría lastimarlos
  • Los cepillos especiales conocidos como deshedding tools, son muy efectivos para retirar el pelo
    muerto; hay presentaciones especiales para gatos de pelo largo y semilargo.

Como se mencionó anteriormente, además de cumplir una función estética, el cepillado puede ayudarnos incluso a evitar problemas de salud, particularmente los relacionados a la ingestión de pelo. Es frecuente que se achaque que vomite con frecuencia debido a problemas con las bolas de pelo, pero los vómitos producidos por esta causa no deben de ser más de dos al año.

Si se supera esta cantidad, podría significar que el grooming no se está llevando a cabo con la frecuencia necesaria o podría ser indicativo de alguna condición más seria, por lo que es necesario consultar al Médico Veterinario. En contraparte, el cepillado frecuente en los gatos de pelo largo y semilargo también contribuye a evitar que se formen nudos que, además de ser antiestéticos, son muy dolorosos, porque jalan constantemente del pelo del minino.